Con las condiciones actuales que tiene el régimen de la Ley del Seguro Social y la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, la pensión promedio que recibirían los trabajadores equivaldría a 24.3% de su último salario, por lo que sería conveniente realizar una reforma, recomendó la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

“La tasa de remplazo (porcentaje que recibirá el trabajador de pensión de su último salario) mejoraría en función de incrementar la aportación obligatoria, o bien, que se realicen mayores aportaciones voluntarias por parte de los trabajadores”, expone en su tercer informe de la Cuenta Pública del 2017.

Detalla que bajo el esquema de afores, cuyas jubilaciones iniciarían en el 2021 según estudios actuariales, si se considerara un incremento de 1% en el rendimiento real; una disminución de una décima en las comisiones promedio; un aumento de dos años en la edad de retiro y el incremento de las aportaciones, ya sean obligatorias o mediante el ahorro voluntario, la pensión del trabajador mejoraría.

“Se verificó que la tasa de remplazo mejoraría en 5.8 puntos porcentuales”, expone el organismo autónomo. Es decir, la tasa de remplazo promedio sería de 30.1 por ciento.

Si bien, es un aumento significativo, dicha tasa de remplazo sigue estando por debajo de la recomendación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, de 70 por ciento.

Por lo anterior, la ASF sugirió a la Cámara de Diputados analizar la conveniencia de modificar la Ley del Seguro Social y la Ley del ISSSTE en lo relacionado al Sistema de Ahorro para el Retiro.

¿Cuánto ganan los mexicanos?

De acuerdo con información de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, al segundo trimestre del 2018, sólo 4.5% de la población percibe ingresos mayores a cinco salarios mínimos.

Es decir, sólo cuatro de cada 10 trabajadores mexicanos ganan 13,254 pesos mensuales, alrededor de 441 pesos al día, indica la encuesta realizada por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística.

De esta manera, durante el periodo abril-junio del 2018, la población de 15 años y más disponible para producir bienes y servicios en el país fue de 55.6 millones (59.8% del total), cuando un año antes había sido de 54.1 millones (59.3 por ciento).

Al considerar a la población ocupada con relación al sector económico en el que labora, revela que 12.5% trabaja en el sector primario, 25.6% en el secundario o industrial y 61.3% está en el terciario o de los servicios. El restante 0.6% no especificó su actividad económica.

Mujeres vivirán más, pero tendrán una menor pensión

La ASF explica que, si una persona gana 10,000 pesos, al término de 25 años laborales que se requieren para jubilarse, el trabajador habrá aportado para su fondo individual 33,750 pesos; el patrón 154,500 pesos, y el gobierno 6,750 pesos. Es decir, tendrá un ahorro total de 195,000 pesos.

Si se suman los rendimientos de dicho ahorro, que representarán 395,844 pesos, el ahorro pensionario total sería de 590,844 pesos.

Dicha cantidad debería alcanzar para cubrir los pagos mensuales durante el tiempo que vivan los trabajadores.

Sin embargo, la historia no será así. En el caso de las mujeres, se estima que, una vez que cumplan 65 años, vivirán 17.3 años, con lo que su pensión sería por 2,840.5 pesos, lo que significa una tasa de reemplazo de 28.4 por ciento.

Para el caso de los hombres, después de los 65 años, se calcula que vivan 16.2 años, con lo que su pensión sería de 3,042.7 pesos, una tasa de reemplazo de 30.4%, según cálculos de la ASF.