París.- En el año 2030, casi el 60% del Producto Interior Bruto (PIB) del mundo se concentrará en los países en desarrollo, como resultado de una "transformación estructural" de "importancia histórica" en la economía mundial, afirmó la OCDE en un informe difundido el miércoles.

En el año 2000, los países que no integran la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, actualmente formada por 34 países) representaban el 40% de la producción mundial, pero en el 2030 concentrarán el 57%, según el estudio, titulado "Perspectivas sobre el desarrollo mundial 2010: riqueza cambiante".

El informe señala que "el rápido crecimiento de las economías emergentes ha llevado a un reacomodamiento del poder económico" y ha dado lugar a una "nueva geografía del crecimiento mundial" y apunta que "la crisis financiera y económica aceleró esta transformación estructural de la economía".

"Las previsiones (...) sugieren que los países en desarrollo y los emergentes representarán casi el 60% del PIB mundial en 2030", sostiene la primera edición de este informe anual.

Ejemplo de la "transformación estructural" que se ha ido produciendo en los últimos 20 años, es el caso de China, subraya la OCDE, país que en 2009 se convirtió en el "principal" socio comercial de Brasil, India y Sudáfrica.

"El centro de gravedad económico del planeta se ha desplazado hacia el Oriente y el Sur; de miembros de la OCDE a economías emergentes", dice el documento, que califica ese fenómeno de "riqueza cambiante".