Para la agencia Moody’s, el programa de reestructuras de créditos bancarios que adelantó la semana pasada la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y que incluyen disminución en el monto de los pagos, alargamiento de plazos y reducción de tasas, beneficiará a los bancos con exposiciones a segmentos de consumo y pequeñas y medianas empresas (pymes).

En un análisis, detalló que las medidas permitirán una menor provisión para préstamos recientemente reestructurados y requisitos más fáciles de capital y liquidez, lo que, resaltó, es positivo para el crédito, particularmente para los bancos pequeños que están expuestos a consumidores de mayor riesgo.

La calificadora detalló que estos bancos son: American Express, Azteca, Bancoppel, Compartamos, Consubanco, Forjadores y Volkswagen Bank.

“Los bancos con un fuerte enfoque en el crédito a pymes, incluidos ABC Capital, Banco Finterra e Inmobiliario Mexicano, también se beneficiarán del alivio regulatorio”, destacó.

Moody’s agregó que las medidas permitirán a los bancos evaluar y adaptar los términos de reestructuración a la capacidad de pago actual de los prestatarios, además de que éstos deberán reembolsar una parte del monto mensual original, lo que permitirá a las instituciones, comenzar a medir el éxito de las reestructuraciones. 

Recordó que, como parte de las medidas anunciadas, se ampliarán los requisitos de capital y liquidez más flexibles, por lo que si bien estas medidas podrían crear una situación en la que algunos bancos tengan reservas insuficientes contra pérdidas inesperadas, la mayoría de están bien capitalizados y mantienen una amplia liquidez. 

Bancos más grandes, los menos afectados

La agencia, mencionó también que bancos más grandes como BBVA, que en su mayoría atiende a clientes de calidad crediticia relativamente alta, se han visto menos afectados por las condiciones económicas deprimidas, y que incluso ya han informado de un comportamiento de pago de los prestatarios mejor de lo esperado después de los períodos de gracia.

Moody's señaló que, debido a una menor demanda y una suscripción más estricta, los bancos en México también han reducido su exposición al segmento de consumidores de mayor riesgo.

kg