Sin duda el entorno pre y poselectoral en Estados Unidos pegó a México tras las amenazas que vertió en campaña el ahora presidente Donald Trump. Pasados ya los primeros meses de gobierno, parece que la incertidumbre se ha disipado y el país azteca sigue en el foco de los inversionistas no sólo canadienses, sino de otros países.

Lo anterior lo afirma Jean François Perrault, economista en jefe a nivel global del canadiense Scotiabank, quien, de visita en México, señala que algunos de los atractivos del país frente a otros emergentes son: pertenecer a la región de América del Norte y la serie de reformas estructurales.

Algunos de los desafíos, empero, que ve el economista tienen que ver con el Estado de Derecho; más reformas que desaten una mayor actividad privada, y el proceso electoral que se avecina. De una posible llegada del candidato de izquierda, Andrés Manuel López Obrador, a la Presidencia de la República, reconoce que toda transición política es riesgosa, pero que tiene en su corazón lo que más le conviene a México , por lo que si llegara a hacer cambios, nos tenemos que ajustar .

En cuanto a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), considera que éste ha sido benéfico, pero que ya es antiguo y debe revisarse. México, dice, debe ir a las pláticas sin miedo y siendo constructivo, además de que estima que un rompimiento del acuerdo afectaría, no sólo a México.

¿Cómo ven hoy los inversionistas ?a México?

Creo que es algo que hay que ver desde perspectivas distintas. La primera es el ambiente global en el que estamos ahora, las tasas de interés son muy bajas. Entonces tienes del lado de los grandes inversionistas institucionales mucho interés en inversiones que los retribuyan. Eso ha enviado flujos de capital a México y otros emergentes. Y eso es lo que ocurre desde la perspectiva canadiense también: los grandes inversionistas canadienses han estado buscando muy activamente oportunidades fuera del país, y México ciertamente es una de ellas. En términos de los desafíos estructurales, la realidad es que los mercados emergentes tienen más desafíos. Desde la perspectiva canadiense, lo que hace que México sea todavía un lugar extremadamente atractivo es que es parte de Norteamérica y del TLCAN, que hay tantos vínculos entre Canadá y Estados Unidos. México, desde la perspectiva canadiense, tiene mucha más prominencia que cualquier otro mercado emergente. Y cuando trabajamos con nuestros clientes también hay muchísimo interés, además de los clientes institucionales, con respecto a México.

¿En qué sectores hay más interés?

Claramente el sector energético es en el que hemos invertido y en el que seguiremos invirtiendo, y la reforma energética es muy atractiva para muchos países, no nada más para nosotros. Pero creo que cuando pensamos en los grandes fondos de pensión canadienses, al igual que los demás fondos de pensión del mundo, están interesados en los grandes proyectos de infraestructura, y aquí en México hay una oportunidad enorme.

El actual escenario es muy diferente al de inicios del 2017, ?¿cómo lo ven desde Scotiabank?

Nosotros pensamos que el crecimiento va a ser de 2.0% este año y de 2.5% en el 2018, lo que ha cambiado para nosotros respecto a México es la evaluación de riesgos a Estados Unidos. Si nos remitimos a lo que pasaba a finales del año pasado e inicios de este, lo que nosotros pensábamos era que tanto para México como para Canadá la Presidencia de Trump iba a ser un gran desafío, por la incertidumbre, y al principio del año sí hubo una parte de eso en México, pues se pensaba que iba a ser el blanco de las acciones de Estados Unidos, pero no ha sido el caso. Entonces el riesgo es bastante menor ahora, y eso explica parte del optimismo que sentimos. Por lo tanto, como el crecimiento de EU es más fuerte, eso beneficia a México y Canadá y además es una fuente de demanda muy potente.

Si bien el escenario ha mejorado, ¿cuáles son los principales desafíos para México?

Yo creo que las perspectivas nuestras no son distintas de las de nadie más, la delincuencia es un problema para México, no hay duda de que el Estado de Derecho es un elemento desafiante para la economía. Este gobierno ha tratado de empujar algunas reformas, pero sigue siendo una economía donde se encuentra cierta rigidez estructural que hace que sea más difícil esta economía, y hay mucho potencial de desatar mucha actividad dentro del sector privado y mucho dinamismo, si se siguen haciendo reformas. Después está la parte de la incertidumbre política, una parte se atribuye a Estados Unidos, y otra a la próxima elección. Ahora hay menos incertidumbre, pero existen algunas preocupaciones de que algunos de los avances que se han tenido con las reformas estructurales pudieran ser modificados potencialmente para mejorar o para empeorar, dependiendo de quién gane.

¿Qué tanto preocupa una posible llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia?

Todas las transiciones políticas son riesgosas, creo que la retórica electoral es muy distinta de lo que en realidad acaba haciéndose. Claro que lo estamos observando con cuidado, pero nuestro punto de vista es que él tiene en su corazón lo que más le conviene a México, y vamos a ver qué es lo que hace. Queda claro que él tiene un abordaje menos ortodoxo de la política pública que gobiernos anteriores. Si hace cambios nos tenemos que ajustar y vamos a tener que entender.

Decía que hay que entrarle sin miedo a la renegociación del TLCAN, ¿qué postura debería tener México?

Creo que tendría que ser una postura constructiva; como lo dije: este es un acuerdo ya antiguo, viejo, la economía mexicana es muy distinta, tanto como lo son ahora las economías de Canadá y Estados Unidos. Yo creo que hay que abordarlo con una posición donde se comprenda bien el apalancamiento que se tiene.

[email protected]