En contraste con el promedio de América Latina, las personas pudientes en México son bastante conservadoras cuando se trata del ahorro, pues la mayoría opta por productos convencionales como las cuentas bancarias, afores o incluso tandas, a la vez que tienen menos en cuenta conceptos como corredoras de bolsa y aseguradoras.

El recién publicado Estudio Regional de Hábitos de Ahorro de Grupo Sura, elaborado por la compañía de investigación Ipsos, reveló que sólo 49% de las personas de clase media y alta del país ahorra dinero voluntariamente, y de éste, 23% tiene alguna cantidad ahorrada en tandas. En contraparte, la media latinoamericana es de 57 y 5%, respectivamente.

El uso de tandas sólo es superado por las cuentas bancarias (43% de los mexicanos las usan) y afores (34%), que son los instrumentos tradicionales de ahorro formal.

El mercado mexicano es conservador al elegir productos para el ahorro e inversión, consideró Adolfo Arditti, director ejecutivo de Clientes y Marca de Sura. Varios factores provocan esta tendencia, pero uno importante es que años atrás, vivimos devaluaciones donde las personas pudieron tener pérdidas de capital muy grandes y esto queda grabado en la memoria , aseguró el especialista.

Por ello, formas de inversión con más rendimientos, pero también más riesgos, no son muy tomadas en cuenta en México.

Paralelamente, existen males comunes que aquejan a toda la región al intentar ahorrar con miras al futuro lejano y el retiro, como el endeudamiento y la visión a corto plazo.

De acuerdo con la encuesta, 18% del ingreso de los latinoamericanos es para el pago de créditos y deudas, mientras que sólo 10% se destina al ahorro. Los mexicanos, específicamente, están menos endeudados, pues sólo destinan 14% de su ingreso a ese rubro; no obstante, sólo 9% lo dedican al ahorro.

Además, casi dos terceras partes (62%) de los latinoamericanos que ahorran lo hacen pensando en propósitos a corto plazo. México no desentona, pues 67% del ahorro voluntario es con el mismo propósito.