México podría registrar el próximo año una tasa de crecimiento económico de 2.8%, que aumentaría hasta 3.5 en 2014, cuando Estados Unidos recupere un ritmo mayor de crecimiento, previó BofA Merrill Lynch Global Research.

La consultoría pronosticó asimismo un crecimiento de 1.5% para la economía estadounidense el próximo año, debido al impacto del precipicio fiscal.

Sin embargo, dijo, " si Estados Unidos logra crecer más allá del 2%, entonces México podrá tener un crecimiento más cercano al 3.5% en 2013".

En su análisis Bank of America Merrill Lynch (BofAML) destaca que México sigue estando "muy atado a la economía de Estados Unidos", pues el total de las exportaciones mexicanas representan alrededor de un tercio del PIB nacional, y un tercio de éstas tienen como destino la Unión Americana.

Así, dijo, dada la reciente debilidad de la producción industrial estadounidense, y el potencial impacto del precipicio fiscal, México está atravesando un bache de la actividad que seguirá presente durante el primer semestre de 2013.

BofAML resaltó que México ha crecido por encima de su potencial durante tres años consecutivos, impulsado por la estabilidad de los costos de mano de obra en los sectores manufacturero y automotriz.

Este crecimiento, dijo, "ha sido el doble de lo que ha logrado Estados Unidos desde la crisis y, en nuestra opinión, parte de ello es gracias a un aumento del crecimiento potencial del país, lo que nos lleva a tener una perspectiva muy positiva en el mediano y largo plazo".

Sostuvo que como evidencia de lo anterior, México está entrando a un boom demográfico y más de una década de estabilidad macroeconómica ha anclado el sistema nominal, permitiendo que los precios reflejen mejor la escasez en la economía.

Otro aspecto positivo, agregó, es que México tiene un tipo de cambio flotante, que actúa como amortiguador contra los choques externos, en un contexto de fuertes balances fiscales, externos y financieros.

A lo anterior se agrega que una reciente reforma laboral permitirá mayor flexibilidad al mercado laboral, y muestra que hay voluntad política para aprobar reformas, además de que las ganancias de productividad en el sector manufacturero apoyan a que México se convierta en un líder global de la manufactura, resaltó.

RDS