Los costos del servicio, la seguridad de la información y el acceso a una computadora son algunos factores que están frenando la banca por Internet en México, de acuerdo con una especialista en el sector bancario y tecnológico.

De acuerdo con la última encuesta realizada por la Asociación Mexicana de Internet (Amipci), de los 21.4 millones de usuarios de Internet que tiene una cuenta bancaria, sólo 20.4% o 4.4 millones de ellos usa la banca por Internet.

Mientras que cifras del Banco de México establecen que el número total de transacciones equivale a 8,000 transferencias por cada 1,000 habitantes, situándonos muy por debajo de otros países, como Brasil, donde se realizan 35,000 transferencias por cada 1,000 habitantes.

Mauricio Braverman, presidente de la Amipci, indicó que la banca electrónica significa una relación de ganar-ganar para todos.

Por un lado, el usuario realiza operaciones con más agilidad y conveniencia y para la banca implica mayor eficiencia de costos y sobre todo la capacidad de ofrecer mayor diversidad de posibilidades a sus clientes, a través de un canal único.

Sin embargo, para José Luis de la Cruz, investigador del ITESM CEM, una limitante importante de la baja penetración de la banca por Internet son los costos que el servicio tiene en diferentes bancos, ya que en muchas ocasiones no están diseñados ni para el ingreso ni para los montos operados de los clientes de menores recursos.

Los costos de estos servicios son más altos en México, comparativamente con otros países latinoamericanos o más desarrollados, lo que inhibe la entrada a este tipo de productos, ya que no sólo se debe tomar en cuenta lo que cobra el banco, sino también los altos costos de las tecnologías y de las telecomunicaciones que se aplican en este país , aseguró el académico.

Todos los bancos en México ofrecen el servicio de banca por Internet, los cuales cobran un sólo pago anual o una mensualidad, que va de entre 25 y 35 pesos al mes, además de las comisiones por transferencias a otros bancos.

Consejos para los usuarios de e-Banking

Cambiar contraseñas y números de seguridad recurrentemente.

Contar con un antivirus actualizado.

No llevar detalles de cuentas bancarias en celulares, bolsas, mochilas, carteras, etcétera, ya que si son robadas es más probable que alguien cometa un fraude.

Destruir completamente información bancaria al desecharla.

Conocer a fondo las declaraciones para transacciones ilegales del banco(s) y tarjetas (crédito/débito).

Realizar transacciones desde computadores seguras, pues los cafés Internet o computadoras de uso público no son seguros.

Fuente: Unisys México.

[email protected]