La Comisión de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Diputados avaló en lo general y en lo particular el dictamen de la minuta con proyecto de decreto por el que se expide la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, mejor conocida como Ley Fintech.

Con 22 votos a favor y uno en contra, el dictamen fue aprobado por los diputados, así sólo falta que reciba el aval en el pleno de San Lázaro para que entre en vigor. De acuerdo con las autoridades, esta ley pondrá a México a la vanguardia por ser una normativa que engloba diversos sectores como el de fondos de pagos electrónicos y el de fondeo colectivo (crowdfunding), así como las operaciones con activos virtuales.

Durante el análisis de la iniciativa promovida por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el recién nombrado presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Bernardo González Rosas, enfatizó la necesidad de establecer un marco normativo de esta índole, pues México es el centro de desarrollo más importante de fintech en América Latina.

“En nuestro país hay más de 540,000 usuarios (de empresas fintech) y representan más de 17,400 millones de en transacciones (...) estas empresas ya están funcionando y sobre las cuales las autoridades (todavía) no tenemos las facultades para regularlas e intervenir en su operación”, comentó González Rosas.

El presidente de la CNBV afirmó que a la par del sector financiero tradicional, las empresas fintech promueven la inclusión financiera, incentivan la competencia, son modelos altamente escalables e incrementan la seguridad y calidad de los servicios financieros otorgados.

“Muchos de los sujetos de crédito, sobre todo jóvenes, que participan en estas plataformas (fintech) no tienen historiales de crédito y por lo tanto las empresas fintech se constituyen como una posibilidad para darles acceso a servicios financieros: ahorro, crédito, pagos, y por lo tanto son instrumentos muy importantes”, expresó el funcionario.

Al respecto, Francisco Meré Palafox, presidente de la Asociación Fintech México, comentó que dicha iniciativa es necesaria en el sistema financiero, con la finalidad de avanzar en los retos de inclusión financiera por medio de la tecnología en el país, donde 50% de la población no tiene una cuenta en el sistema financiero formal.

“Nosotros, por parte de la industria fintech, celebramos mucho este proceso legislativo (...) creemos que el proyecto será muy importante para el desarrollo del sector fintech y también para avanzar en el tema de inclusión financiera en el país”, comentó Meré Palafox.

INQUIETA GENERALIDAD

Aunque la mayoría de los diputados de dicha Comisión estuvo a favor de la iniciativa, Juan Romero Tenorio (de Morena) votó en contra debido a que dicho proyecto tiene muchas “generalidades y ambigüedades” en perjuicio de los usuarios de estas plataformas.

“Es un mercado que está creciendo enormemente; sin embargo, (con el proyecto) se da la pauta de generar condiciones para tener nuevos fraudes, es esa parte la que nos preocupa (...) se quiere cumplir un objetivo de regulación, pero faltan mecanismos para que dicha regulación llegue a cumplir con el interés público. Se tendría que haber analizado el proyecto con más calma”, expresó Romero Tenorio.

Ante esto, Luis Urrutia, director jurídico del Banco de México (Banxico), reconoció que, si bien gran parte del marco normativo de la Ley Fintech se tendrá que aterrizar en la regulación secundaria, esto se contempla en el proyecto con la finalidad de no matar la innovación.

“No es posible contemplar en ley todos los supuestos de la operación de un servicio financiero, esa es la razón por la cual gran parte de la normatividad se delega a regulación (secundaria) (...) sería imposible tratar todos los supuestos en una ley, porque si lo hiciéramos así estaríamos creando un sistema extremadamente rígido que ocasionaría no fomentar esa innovación”, explicó el funcionario.

A la vanguardia

  • Regulará en materia prudencial y de prevención de lavado de dinero a dos tipos de instituciones: las de fondos de pago electrónico y las de financiamiento colectivo (crowdfunding).
  • Las operaciones de activos virtuales como el bitcoin también serán reguladas; sin embargo, el Banxico definirá cuáles podrán operar así como las condiciones y restricciones.
  • Se contempla un espacio de nombre Empresas Novedosas, por el cual se otorgarán autorizaciones temporales a proyectos innovadores no contemplados en el marco normativo.
  • Se busca establecer las reglas  sobre las interfaces de programación de aplicaciones que sirven para intercambiar entre entidades información.
  • Se creará el Grupo de Innovación Financiera, el órgano de consulta, asesoría y coordinación entre los sectores público-privado para intercambiar ideas, impulsar el desarrollo de la industria y planear su regulación futura.
  • Las fintech deberán tener los recursos de sus clientes en cuentas bancarias y los bancos no podrán por ley cerrarlas de manera discrecional.