El gobierno debe mandar una señal clara y convincente al mercado de que no aumentará más la deuda y se quedará estable, sobre todo para garantizar la certidumbre de los inversionistas en medio de la volatilidad, concuerdan analistas del Deutsche Bank (DB) y Barclays.

Economistas en jefe para México de ambas instituciones ponen de relieve la advertencia que hizo recientemente la Junta de Gobierno del Banco de México en su última minuta del año, para comentar que el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) mantiene una tendencia de crecimiento preocupante.

De acuerdo con la Junta de Gobierno del Banco de México, el SHRFSP ha mantenido una trayectoria ascendente desde la crisis, al pasar de 26% del PIB, en el 2006, a 42% del Producto, en el 2014 .

Este saldo histórico, explica Alexis Milo, economista en jefe para México del DB, es la deuda en su explicación más amplia, que incluye pasivos de Pemex, IPAB, banca de desarrollo y pasivos de pensiones del ISSSTE.

Las finanzas públicas no son motivo aún de preocupación. La deuda es relativamente baja, pero si sigue creciendo, y este cociente de deuda a PIB no se reduce o se estabiliza, podría ser un foco de incertidumbre para los inversionistas y de desequilibrio para la administración , detalla el analista del Deutsche Bank.

Preocupa tendencia

Aparte, el economista en jefe para México de Barclays, Marco Oviedo, matiza que la proporción a PIB de los requerimientos financieros del sector público compara favorablemente con los de otros países miembros de la OCDE e incluso con economías emergentes.

De hecho, datos comparativos del Fondo Monetario Internacional (FMI) evidencian que los RFSP para el 2015 ponen al país entre los ocho que tienen menos requerimientos financieros en una selección de 20 economías.

Pero advierte que lo preocupante para los inversionistas es la creciente trayectoria que mantienen, sobre todo una vez que se incorporan los pasivos de pensiones del ISSSTE.

Tras reunirse con inversionistas en Nueva York y Sao Paulo, los analistas de ambos bancos coinciden en que sí es un factor de preocupación el lento ajuste fiscal que se ha visto en México.

Banxico acierta en que la tendencia ha venido aumentando y al hacerse el reconocimiento de pasivos ISSSTE, se hace necesario que ya mande una señal de que hay un techo , asevera el economista en jefe de Barclays para México.

En la minuta correspondiente a la reunión de la Junta de Gobierno del 5 de diciembre, los banqueros centrales evidenciaron que es urgente estabilizar el crecimiento de los requerimientos financieros del sector público y dijeron que cobra mayor relevancia, en un contexto en el que los multiplicadores fiscales de México han sido muy reducidos .

Según la minuta, los banqueros discutieron las condiciones fiscales de México para enfrentar la posibilidad de choques en los mercados financieros internacionales.