Para Rafael Muñoz Martínez, el empresario que se dice dispuesto a invertir para la reestructura de las empresas de Alta Grupo, con la detención de Luis López Panadero, una de las cabezas de este consorcio, se rompe el diálogo que se tenía con el Comité de Representación de afectados, el cual dice representar a 51% de los 4,200 millones de pesos que debe este conglomerado a más de 2,800 personas.

En un escrito enviado a este medio donde expresa su postura de la situación, Muñoz Martínez define la detención de López Panadero como ilegal y un acto de traición por dicho Comité de Representación, pues hace algunas semanas éste citó al directivo del consorcio con el argumento de cerrar un trato de común acuerdo para la reestructuración de las empresas; sin embargo, esto no fue así y en cambio fue detenido por policías ministeriales.

Esa buena voluntad y ese punto de encuentro desaparecieron, cuando traidoramente el comité de inversionistas hizo detener al que intermediaba los intentos de reestructuración (López Panadero) (...); ahora son simples negocios y hay que hacer lo que indica la ley y atenerse a ello , explica Muñoz Martínez.

El posible inversionista indica que gracias a López Panadero y a la otra cabeza de Alta Grupo, Salvador Abascal, se tomó en cuenta que en la reestructuración del conglomerado se haya planteado la posibilidad de regresar la inversión a los afectados por el incumplimiento, pues por ley no están obligados a devolver una inversión.

Yo, el nuevo inversionista, Alta Grupo y los que dicen sin probar que representan a 51% de los inversionistas estábamos reacomodando todo mediante planes de negocios, para que el nuevo negocio se pusiera en pie y volviera a dar ganancias para todos , detalla.

Inversión de riesgo

Asimismo, Muñoz Martínez puntualiza en la misiva, que si bien hubo un incumplimiento de Alta Grupo a los inversionistas, generado por un cambio de ley (de Telecomunicaciones, al eliminar el cobro en llamadas de larga distancia), el consorcio no tiene la obligación de devolverles los recursos invertidos.

Las personas que invirtieron con Alta Grupo lo hicieron en una inversión de riesgo, no ahorraron, no prestaron; dieron el dinero para que Alta Grupo lo administrara y les rindiera dividendos altos , explica.

La ganancia siempre es directamente proporcional al riesgo y ese riesgo, tarde o temprano, alcanzó a la inversión (...); cuando uno hace una inversión y después de ganar años seguidos y de repente por un cambio de ley o del mercado se pierde la inversión, tiene uno que aceptar las pérdidas en ese momento y contabilizar con lo que en el pasado redituó , expuso.

El empresario detalla que se continuará con el plan de la reestructura de las empresas, con una nueva administración y nuevos modelos de negocio, pero ya sin tomar en cuenta las opiniones del Comité de Representación de afectados.

No nos cerramos a tratar con cualquier inversionista que no esté representado por el comité, que ha actuado con falta de honestidad y ética .

Muñoz Martínez destaca que si realmente el Comité de Representación decide intervenir en la reestructura de las empresas, primero debe de comprobar que representa a 51% del total del incumplimiento y, después, exigir su participación por medio de un juez competente.

Ofrecían muchos atractivos

Alta Grupo estaba conformado por varias empresas que ofrecían rendimientos atractivos como por la marca de telefonía pública Fontástiko, las tiendas de conveniencia Mambo y la sociedad financiera popular (sofipo) Alta Servicios Financieros.

Respecto de las cabinas telefónicas Fontástiko, las cuales ofrecían los más altos retornos a los inversionistas, el incumplimiento fue provocado por un cambio de ley de telecomunicaciones.

Asimismo, en la situación de las tiendas Mambo según Muñoz Martínez ya se iniciaron acciones penales contra su directora general (no detalla el nombre) por administración fraudulenta.

La otra división es Alta Servicios Financieros, la cual cedió todos sus activos a otra sofipo, Finamigo, a cambio de que asumiera los compromisos con los inversionistas de la primera.

Los inversionistas de Alta Servicios Financieros no corren el más mínimo riesgo en su inversión o dividendos, los cuales la otra sofipo (Finamigo) es responsable de pagar .

fernando.gutierrez@eleconomista.mx