Intermediarios financieros no bancarios como cooperativas de ahorro y préstamo, financieras populares, uniones de crédito, sofomes y centros cambiarios, principalmente, son los que presentan más fallas en materia de Prevención de Lavado de Dinero (PLD).

Ésta es una de las principales causas por las que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) les ha impuesto sanciones a este tipo de intermediarios.

De enero a septiembre del 2015, el órgano regulador impuso un total de 1,232 sanciones a diferentes intermediarios financieros, incluidos los bancos, por diversas faltas, incluidas las fallas en materia de PLD.

De éstas, 229 fueron para sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps); 161 para sociedades financieras populares (sofipos); 60 para uniones de crédito; 55 para sociedades financieras de objeto múltiple (sofomes) reguladas y 74 no reguladas; 44 para casas de cambio y 26 para centros cambiarios y transmisores de dinero.

Una de las infracciones más recurrentes por las que la CNBV sancionó a todos estos intermediarios en el periodo referido fue precisamente por deficiencias en sus procesos relacionados con la prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo (PLD/FT).

Algunos de los elementos que la comisión considera para evaluar a las instituciones financieras en materia de PLD son que cuenten, por ejemplo, con oficiales de cumplimiento, manuales de prevención y reportes de operaciones relevantes de sus clientes.

De acuerdo con el control que lleva la autoridad sobre cumplimiento en materia de PLD de las instituciones, son los bancos los que mejor acatan estas medidas, mientras que otros intermediarios como los centros cambiarios, transmisores de dinero y las sofomes no reguladas son de los que fallan más en algunos de los elementos que evalúa la autoridad.

Las sanciones que aplica la comisión por el incumplimiento de esta norma son principalmente económicas.

Poco a poco más intermediarios financieros de los que operan en el país han tenido que someterse a la regulación y supervisión en materia de PLD, ello, aunque sean entidades no reguladas por la CNBV, como es el caso de las sofomes y los centros cambiarios y transmisores de dinero.

Esta situación ha generado descontento en algunos sectores no regulados por el costo que ello les representa; sin embargo, la mayoría coincide en que es una buena medida para mantener un sólido sistema financiero.

Recientemente, como parte de la reforma financiera, la CNBV tiene dentro de sus tareas la certificación de oficiales y de todo el personal tanto de los intermediarios como de la propia comisión, que tengan que ver con temas de PLD.

[email protected]