Uno de los puntos en los que coinciden la mayoría de las propuestas que se han hecho para la reforma en pensiones, es la creación de un instituto nacional que pueda ordenar, administrar y regular los 3,000 esquemas de retiro que hay en el país, indicó Ana María Montes, directora de la consultora actuarial Lockton México.

Actualmente existen dependencias como la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) que cuenta con la Unidad de Seguros Pensiones y Seguridad Social, pero no existe un sólo organismo que se encargue de concentrar toda la información de los esquemas de pensiones, expuso.

“Lo primero que tendría que haber es una entidad encargada de regular administrar y verificar estos diferentes esquemas que hay en el país; para ello debe haber una ley marco donde se concentre la información de cada uno de los esquemas de pensiones”, dijo en entrevista.

Bajo esta ley marco, se debe establecer una edad mínima de jubilación, el nivel de financiamiento mínimo para considerar que un esquema es viable, definir bajo qué salario se va a cotizar y los beneficios que obtendrá el trabajador, indicó Montes, quien también es integrante de la Asociación Mexicana de Actuarios Consultores (AMAC).

“Con dicha ley, cada año, los diferentes esquemas de pensiones deben realizar valuaciones actuariales bajo un mismo parámetro razonable para poder demostrar si lo que se está contribuyendo, bajo el modelo que sea, está siendo suficiente para financiar los beneficios que se darán, o si se deben ajustar algunos beneficios”.

Un organismo a cargo

Una de las primeras propuestas que surgieron fue de la consultora Valuaciones Actuariales Norte que sugirió la creación de una Secretaría de Pensiones, que sería la encargada de atender todos los temas relacionados con la seguridad social del país, así como de vivienda y salud.

Después, el Instituto Mexicano de Ejecutivo de Finanzas (IMEF) propuso un nuevo organismo, el cual estaría conformado por la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), la unidad de pensiones de la SHCP y las unidades administrativas en materia de pensiones del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

La Consar, a cargo de Abraham Vela, también consideró viable la creación de un Instituto Nacional de Pensiones, el cual sea autónomo, esté dirigido por una Junta de Gobierno integrada por un comité de expertos en materia pensionaria y ajenos a cualquier tipo de grupos de interés (gobierno, partidos políticos, sindicatos y empresarios).

“No se trata de crear un elefante blanco, sino un marco institucional mínimo indispensable para enfrentar los retos por delante para que México pueda contar, genuinamente, con un sistema pensionario nacional público en un futuro”, expuso Consar.

Por su parte, la Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS) propone la creación de la Comisión Nacional de Pensiones, cuya función sería la regulación, supervisión y sanción de todos los esquemas de pensiones del país. Este organismo dependerá de una Junta de Gobierno encabezada por la Secretaría de Hacienda, con la participación de la Secretaría de Bienestar, la Secretaría del Trabajo, representantes de los trabajadores y los patrones.

A favor de la pensión universal

Otro punto en los que se tiene coincidencia es la creación de una pensión universal, destacó la especialista de Lockton.

Desde su perspectiva es necesario que se organicen y se unifiquen los programas de pensiones que hay a nivel estatal y federal, para que no exista una duplicidad en el beneficio que se da.

“Debemos resolver cómo integramos y unificamos los programas de pensiones que tiene cada estado con el de 68 y más. Esto permitiría tener una mayor cobertura y dar de manera más eficientes los recursos. Sería la base para dar una pensión universal”, concluyó.

Las propuestas

  • La primera propuesta surgió de la consultora Valuaciones Actuariales Norte que propuso la creación de una Secretaría de Pensiones.
  • El IMEF propuso un organismo conformado por la Consar y las unidades de pensiones de la SHCP, IMSS e ISSSTE.
  • Consar propone un organismo autónomo y con una junta de gobierno.
  • El CISS sugiere un organismo descentralizado y con la participación de la Secretaría de Hacienda, Secretaría de Bienestar, Secretaría del Trabajo y representantes de los trabajadores y los patrones.

[email protected]