Para el primer trimestre del 2019, la inflación volverá a mantener su tendencia a la baja y podrá ubicarse en su meta objetivo del 3%, estimó Alejandro Díaz de León, gobernador del Banco de México (Banxico).

“Se espera que en ausencia de nuevos choques y presiones no anticipadas, el comportamiento actual de la inflación y la evolución de sus determinantes se consolide a la baja y que en el primer trimestre del 2019 alcance su objetivo”, expuso durante la inauguración de la 81 Convención Bancaria.

Frente a representantes de instituciones financieras, indicó que en los últimos años, México al igual que otras economías emergentes han enfrentado diversos choques como los menores precios en las materias primas, la normalización de las tasas de interés y las crecientes políticas proteccionistas que representaron una presión en sus niveles de inflación.

“Los efectos de este entorno complejo externo y de otros choques internos afectaron significativamente la inflación en México”, argumentó.

Díaz de León recordó que a principios del 2017, la inflación se vio presionada por una fuerte depreciación del peso, por la liberación de los precios de la gasolina y aumentos en los precios del gas natural.

“Lo anterior propició que la inflación al cierre del 2017 se ubicara en 6.77% y en febrero se ubicó en 5.34% (…) la economía mexicana ha transitado por un entorno atípico tanto por factores internas como externas lo que ha complicado las condiciones de holgura de la economía”.

Recalcó que el Banco Central estará atento de cualquier factores de incertidumbre que se presenten a lo largo de este año que pueda representar un riesgo en la inflación.

Mencionó que el tener un tipo de cambio flexible y una política monetaria que se conduce con un esquema de objetivo de inflación ha contribuido a un mejor funcionamiento del proceso de formación de precios en la economía.

Economía está preparada para elecciones, dice Hacienda

José Antonio González Anaya, secretario de Hacienda y Crédito Público, indicó que la economía mexicana se encuentra “bien preparada” para la incertidumbre que se pueda generar por efecto de las elecciones presidenciales.

“No hay duda, la economía mexicana está preparada para el 2018, porque se ha hecho bien la tarea en materia económica y financiera (…) las reformas estructurales nos están dando resultados”.