Para el 2016, el Programa Nacional de Financiamiento al Microempresario (Pronafim) tendrá como meta incentivar la transparencia entre los intermediarios financieros por los cuales otorga recursos, con el objetivo de que los beneficiarios tengan acceso a un mercado más competitivo y con mejores condiciones, indicó la coordinadora del esquema, Cynthia María Villarreal Muraira.

Entrevistada en el marco del XIV Encuentro Nacional de Microfinanzas, Villarreal Muraira detalló que para el siguiente año el Pronafim, además de incentivar la transparencia, acompañará los apoyos que otorga con capacitación empresarial así como con educación financiera, con el fin de tener un impacto más profundo.

A partir del año que entra, el Pronafim va a posicionar al microempresario en el centro de sus esfuerzos, para que el microempresario tenga más herramientas, más beneficios para que su negocio pueda crecer , indicó.

Estamos buscando, agregó, que el microcrédito deje de ser una herramienta de subsistencia y sea más bien de impacto. Para que esto suceda, se requiere que el microcrédito vaya acompañado de educación financiera.

Se ha detectado que el promedio de ingresos de los microempresarios es de 5,600 pesos mensuales, monto que los vuelve vulnerables.

Para el siguiente año, se buscará que las microfinancieras que se sumen presenten programas de educación financiera y capacitación empresarial, como condición para acceder a los recursos que otorga el Pronafim.

Apuntó que con este nuevo enfoque será posible que las personas accedan a microcréditos con mejores tasas de interés de las que actualmente se ofrecen y que por el nivel de riesgo de los microempresarios son elevadas.

Actualmente, el monto promedio de los microcréditos que se otorgan con recursos del Pronafim es de 7,600 pesos, 12% más que hace un año.