Con el fin de tener un procedimiento expedito y ordenado, el aseguramiento de bienes o derechos relacionados con operaciones financieras que realizan las autoridades en los casos de ilícitos fue homologado en todo el país; esto para que los estados puedan actuar de manera inmediata, como lo hace el gobierno federal.

Lo anterior es parte de la reforma que dio paso al nuevo Código Nacional de Procedimientos Penales, el cual sustituye al Código Federal y Códigos Estatales de Procedimientos Penales.

Además, las autoridades podrán congelar las cuentas que tengan los delincuentes con dinero lícito por medio del decomiso por el valor equivalente , que es una novedad que contiene el nuevo Código.

En el artículo 242 se establece que el Ministerio Público, o a solicitud de la Policía, podrá ordenar la suspensión o el aseguramiento de cuentas, títulos de crédito y en general cualquier bien o derecho relativo a operaciones que las instituciones financieras establecidas en el país celebren con sus clientes; y dará aviso inmediato a la autoridad encargada de la administración de los bienes asegurados y a las autoridades competentes, quienes tomarán las medidas necesarias para evitar que los titulares respectivos realicen cualquier acto contrario al aseguramiento.

Para el experto Jorge Alberto Lara, lo que hace el nuevo Código es retomar la experiencia federal, ordenarla y sobre todo darle consistencia a nivel de entidades federativas, porque hay códigos procesales estatales que no tienen los mecanismos de celeridad que se requieren para que no se pierdan los recursos.

En entrevista, comentó que actualmente opera un mecanismo de comunicación electrónico entre la Procuraduría General de la República (PGR) y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para recibir solicitudes que auxilian en la inmovilización de las cuentas. Ahora esto operará con las procuradurías estatales y la CNBV, así las autoridades estatales podrán actuar antes de que los delincuentes puedan vaciar las cuentas.

Es para evitar que se dilapiden esos bienes. Eso pasa muchas veces, porque cuando el Ministerio Público solicita la inmovilización ya se vaciaron las cuentas; como suele pasar con el modus operandi de quienes tienen una actividad ilícita relacionada a operaciones financieras , explicó.

DECOMISO POR VALOR EQUIVALENTE

Sobre el decomiso por valor equivalente, detalló que se trata de una acción que procederá para asegurar las cuentas que no tienen nada que ver con la comisión de un delito, pero tienen al mismo titular que ya dilapidó otros bienes.

Por ejemplo, si un narcotraficante tiene 1 millón de dólares lícitos y otra cantidad igual producto de droga, y ya se los gastó, el Ministerio Público puede demostrar que hubo ese millón de dólares y puede irse contra la cuenta del millón de dólares lícito .

leonor.flores@eleconomista.mx