Somos el banco más global operando en México, eso creemos que va a continuar una vez que se haga la venta de Banamex”.

Jorge Arce, presidente y director general de HSBC México.

Una vez que su casa matriz en Londres ha descartado participar en el proceso de venta de Banamex, el presidente y director general de HSBC México, Jorge Arce, afirma que la institución puede crecer en el país con sus propias herramientas, “echándole muchas ganas”.

En entrevista, precisa que hay muchas oportunidades, además de que saben hacer las cosas y cuentan con uno de los mejores equipos. “Entonces creo que la experiencia del cliente va a ser muy buena en HSBC”.

Además, dice, una vez que el estadounidense Citigroup salga de México de los negocios de banca minorista y empresarial, HSBC quedará en el país como el único banco global que opere de forma universal, es decir, atendiendo a todos los segmentos.

“Somos el banco más global operando en México, eso creemos que va a continuar una vez que se haga la venta de Banamex, porque nos enfocamos en clientes globales, muy internacionales que están interconectados con todo el mundo, y vamos a dar un servicio único en México, siendo el único banco global que va a operar como banco universal en el país”, destaca.

Agrega que, con base en ello, podrán darle mucho valor a sus clientes. “México depende mucho de su economía en hacer pagos internacionales, de acceso a todas las monedas, en poder hacer comercio internacional, y para eso no hay nadie mejor que HSBC en México”.

Aunado a esto, comenta que para los clientes minoristas el banco cuenta con una oferta de banca privada muy sólida para administrar sus inversiones.

“También se trata de una banca muy global en la cual puedes acceder desde México, con activos en México, a todas las oportunidades de inversión en el mundo. Entonces tenemos mucho que ofrecer en un mercado tan rico y tan grande”.

Queremos que haya más competencia

Pero independientemente de la operación de venta de Banamex, Jorge Arce considera que la oportunidad en México es muy grande para todos los participantes, toda vez que se trata de un mercado muy dinámico y con mucha competencia.

“Queremos que haya más competencia, no menos competencia, porque eso al final del día va a beneficiar al cliente. Mientras más competencia, más oportunidades y más alternativas tendrá el cliente mexicano. Va a ser mejor para todos que el cliente disfrute de un sistema transparente, competitivo, de buenos precios, y eso es y va a seguir siendo”, enfatiza.

Ánimo de inversionistas globales sobre México

El director de HSBC México resalta, por otra parte que, pese a que hay algunas cosas que preocupan e incomodan, existe un gran ánimo y optimismo de parte de los inversionistas globales sobre el país.

“México es un país muy sólido para invertir, mucho más sólido que cualquiera de sus pares”, dice.

eduardo.juarez@eleconomista.mx