El gobierno federal compró al Banco de México 7,021 millones de dólares en la semana del 6 al 10 de septiembre, de acuerdo con información contenida en el estado de cuenta del banco central.

Con esta operación, los activos de reserva internacional del Banco de México registraron una reducción que llevó al saldo a 198,538 millones de dólares.

La compra de dólares por parte del gobierno federal se lleva a cabo un mes después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador externó su intención de hacer una solicitud formal al Banco de México para que le transfiriera los recursos que el Fondo Monetario Internacional (FMI) acordó depositar a los países miembros.

Funcionarios del sistema financiero nacional explicaron que el gobierno federal pagó directamente con pesos a través de operaciones cambiarias con el Banco de México, por los 7,021 millones de dólares que hoy están en su poder.

Las fuentes consultadas precisaron que no fue necesaria ninguna operación de regulación monetaria para completar la transacción, porque no se presentó una expansión de liquidez en la economía.

“Salieron pesos del mercado hacia Banco de México y el banco central entregó dólares a cambio. Entonces no hay expansión de liquidez en la economía”, detallaron.

El vicepresidente y senior portafolio Manager en Franklin Templeton, Luis Gonzali, estimó que el gobierno mexicano utilizó 140,000 millones de pesos para comprar 7,021 millones de dólares.

El economista en jefe para América Latina de Credit Suisse, Alonso Cervera subrayó aparte que “por ley (del Banco de México) la compra de estos dólares es a cambio de pesos” y supuso que “muy probablemente la compra se hizo con parte de la liquidez de la Tesorería de la Federación”.

En el 2006, prepagaron deuda

Esta compra de dólares por parte del gobierno federal al Banco de México queda inscrita como la segunda más cuantiosa en 15 años.

De acuerdo con lo descrito en el Informe Anual del Banco de México del 2006, en el tercer trimestre se presentó una disminución de 11,440 millones de dólares de la reserva internacional, “tras la operación de compra de dólares de la Secretaría de Hacienda”.

Operación que en aquel momento se realizó para hacer un pago anticipado de deuda externa, explicó Marco Oviedo, economista independiente y ex funcionario de la Secretaría de Hacienda.

En el Informe de las Finanzas Pública y la Deuda Pública de octubre del 2006, quedó documentado el uso de estos dólares por parte del gobierno como “operaciones de prepago de créditos contratados con los organismos financieros internacionales y los resultados del segundo vencimiento de los warrants para el intercambio de duda externa por interna.

“Estas operaciones de sustitución de deuda permitieron seguir reduciendo la deuda externa y aprovechar las condiciones favorables que prevalecen en el mercado interno”, detallaron en el citado informe de la Secretaría de Hacienda.

Sin tocar los DEG

Información detallada del Banco de México muestra que la asignación de DEG depositados por el FMI a México, no sufrió ningún cambio tras la compra de dólares del gobierno mexicano.

La información más reciente reportada por Banco de México sobre la composición de sus activos de reserva, no muestra aún el detalle de la asignación de los DEG que se completó en agosto. En cambio evidencia que al corte de julio de 2021, la reserva del banco central contaba con DEG por un valor equivalente a 4,230 millones de dólares. A este saldo se deben sumar los 8,542 millones de DEG depositados equivalentes a 12,117 millones de pesos por el FMI.

La operación documentada en el estado de cuenta del Banco de México muestra que el gobierno compró los dólares y no corresponden a una transferencia ni donación por parte del banco central.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador aseguró en repetidas ocasiones que el depósito del FMI pertenecía a la hacienda pública y requería entonces su transferencia desde el Banco de México.

Los DEG son activos de reserva internacional creados en el FMI para realizar transacciones financieras entre los países miembros; su valor es equivalente al que tienen en conjunto las divisas más operadas en el mundo, que son el dólar de Estados Unidos, el euro; el yen japonés; la libra esterlina y el yuan chino.

El Banco de México y el mismo FMI explicaron que los DEG no funcionan como moneda de cambio para un particular, y que para hacerlos líquidos es necesario su canje con otro banco central o con el mismo FMI por alguna de las cinco divisas más operadas en el mundo.

Sin detalle de cómo obtuvieron los pesos para la compra

El gobierno federal no ha precisado de dónde obtuvo los 140,000 millones de pesos que utilizó para comprar 7,021 millones de dólares de los activos de reserva de Banco de México.

“El Banco de México ya hizo su parte reportando puntualmente la compra en su estado de cuenta semanal. En su momento la Secretaría de Hacienda deberá informar acerca de esta transacción”, comentó el economista en jefe para América Latina de Credit Suisse, Alonso Cervera.

El vicepresidente y senior portfolio Manager de Franklin Templeton, Luis Gonzali, consideró que será relevante conocer la operación que realizó el gobierno para recabar los pesos que utilizó para la compra y supuso que podría estar referenciada en la emisión de un nuevo bono M a 5 años, cuya subasta estará a cargo de Banco de México y se realizará el 20 de septiembre.

La Secretaria de Hacienda no divulgó ningún comunicado que anunciará la adquisición de los dólares al banco central.

El gobernador de Banco de México, Alejandro Díaz de León explicó en la conferencia de prensa donde presentó el Informe Trimestral, el pasado 31 de agosto, que es la Secretaría de Hacienda y no el Banco de México, quien debe dar a conocer sobre la toma de decisiones acerca del balance del gobierno federal.

“El banco central es agente financiero del gobierno federal, y por cuestiones de ley, no puede realizar la comunicación pertinente de las decisiones del gobierno sobre su balance”, refirió.

El estratega de Credit Suisse, estimó que Hacienda informará sobre esta transacción en el informe de finanzas públicas del tercer trimestre y confió que la compra se hizo con la liquidez de la Tesorería de la Federación.

ymorales@eleconomista.com.mx