El presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), Carlos Ramírez Fuentes, advirtió que el gasto en pensiones es de los más regresivos que tiene el presupuesto de México, ya que beneficia a los sectores más ricos del país.

Al comparecer en la Comisión de Seguridad Social del Senado, que encabeza el perredista Fernando Mayans, Ramírez Fuentes expresó que el gasto en pensiones se destina, en su mayor parte, para los deciles nueve y 10 de la población, es decir los que más ganan. Esto de un parámetro de deciles del 1 al 10, donde el uno es el sector que menos ingresos tiene y el 10, el que más ingresos percibe.

Destacó que el gasto pensionario en el país crece rápido porque no está fondeada la mayor parte de las pensiones de beneficio definido que se paga hoy.

Ejemplificó que un trabajador que cotiza 40 años y que se retira bajo las reglas del viejo sistema obtiene 63% de su pensión, más 8% en efectivo, a raíz de las finanzas públicas y sólo 29% se fondea de lo que él aportó como trabajador.

El 89% de la pensión de una persona que tuvo cotizaciones de 500 semanas de trabajo, agregó, se le pagará de las finanzas públicas y de impuestos generales.

El proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación que está actualmente en discusión tiene contemplados recursos por el orden de 616,000 millones de pesos para el pago de pensiones.

¿Por qué está creciendo tan rápido el gasto pensionario? En el 2007 había 3.3 millones de pensionados en el país, ya sea a través de Pemex, de la CFE, en su momento de Luz y Fuerza del Centro, los trabajadores propios del IMSS o los afiliados y lo mismo en el caso del ISSSTE. Actualmente hay 4.8 millones de pensionados, es decir, del 2007 al 2015 creció 42% el número de pensionados en el país , expresó.

Todo esto en contraparte de lo que sucede a nivel internacional, pues en prácticamente todos los países se llegó a un equilibrio entre beneficio definido y contribución definida.

Prácticamente no hay ningún país y ningún sistema de beneficio definido en el mundo que no esté fondeado y los que no están fondeados ya experimentan una enorme presión financiera , expresó.

Alertó que México vive un profundo cambio demográfico que se acelerará en el 2030 para darle paso al fenómeno del envejecimiento poblacional.

Para dimensionar el reto que se avecina, dijo, basta con exponer que en 1990 cumplían 65 años de edad 839 mexicanos al día; este año la cifra aumentó a 1,759 personas y en el 2050 llegará a 4,116 mexicanos.

Senadores de PRI, PAN y PRD coincidieron en que es necesaria una reforma en materia de pensiones antes de que se llegue al colapso de las finanzas públicas.