En el primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la banca de desarrollo no vive su mejor momento y esto ha repercutido en las garantías que otorga a intermediarios financieros, que sirven para que éstos puedan otorgar financiamiento a sectores con mayor riesgo de impago.

Según información de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) a junio pasado, las garantías en conjunto de los seis bancos de desarrollo del país presentaron un saldo de 155,438 millones de pesos, es decir, una caída de 13.5% respecto al saldo presentado en este rubro en el mismo periodo del 2018.

Las cifras de la CNBV arrojan que casi todos los bancos de desarrollo tuvieron disminuciones en sus saldos de garantías a junio pasado, respecto al mismo periodo del 2018, a excepción de Banjercito, que no ofrece este mecanismo.

El banco de desarrollo que presentó la mayor disminución en este rubro fue Banobras, que redujo su saldo en garantías en 52.2%, pues a junio pasado presentó un saldo de 13,024 millones de pesos respecto a 26,231 millones de pesos del mismo periodo del 2018.

Asimismo, el Banco del Bienestar, que antes se conocía como Bansefi, registró a junio pasado un saldo en sus garantías de 14 millones de pesos, es decir, un monto 41% menor respecto al presentado en el mismo periodo del 2018, cuando fue de 23 millones de pesos.

La Sociedad Hipotecaria Federal presentó a junio pasado una caída anual de 9% en su saldo de garantías, al arrojar un monto de 46,536 millones de pesos, cuando en el mismo periodo del 2018 fue de 49,175 millones de pesos.

Respecto al Banco Nacional de Comercio Exterior, arrojó un saldo a junio pasado de 26,632 millones de pesos en su indicador de garantías, es decir, 7.5% menos respecto al saldo presentado en el mismo periodo del 2018.

Por su parte, Nacional Financiera, que tuvo una participación de 44.5% en el total de garantías de la banca de desarrollo al primer semestre del año, presentó un saldo de 69,233 millones de pesos, es decir, una caída de 4.4% respecto a los 69,665 millones de pesos reportados al mismo mes del año anterior.

En sintonía con economía 

Para Jorge Sánchez Tello, director de Investigación Aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef), la caída en el saldo de las garantías que otorga la banca de desarrollo va en sintonía con el panorama económico del país durante este año, mismo que ha influido en una desaceleración en el crecimiento del crédito que otorga la banca de desarrollo.

“Esta caída va relacionada con el tema del crédito, los datos indican que el crédito que ha otorgado la banca de desarrollo ha caído, pero esto no nos debe espantar, no es un síntoma de crisis, sino de que este año ha sido muy complicado para la economía de México”, comentó Sánchez Tello.

El especialista de Fundef explicó que las garantías que otorga la banca de desarrollo sirven para que los intermediarios financieros, tanto bancarios como no bancarios, ofrezcan crédito a sectores de mayor riesgo, con tasas más bajas y montos mayores, pues el banco de desarrollo puede cubrir una parte del préstamo en caso de impago.

“La banca de desarrollo es importante, permite en cierto sentido corregir algunas fallas del mercado, otorga crédito para sectores que son difíciles por el tema del riesgo”, acotó.

Sánchez Tello dijo que la banca de desarrollo ha funcionado correctamente en el tema de garantías y debe ser responsable en el otorgamiento de estos instrumentos, así como del crédito, si es que quiere seguir con un crecimiento responsable.

“(Los esquemas de garantías) no necesitan un cambio radical porque provienen de una banca de desarrollo que ha mejorado con los años. El principal reto es que los bancos de desarrollo no vayan a forzar el crédito para prestar por prestar, o dar garantías por dar garantías (…) La banca de desarrollo se debe potencializar, pero de forma responsable”, indicó.

Sánchez Tello comentó que los bancos de desarrollo pueden potencializar el crédito con garantías en sectores como las pequeñas y medianas empresas, las microempresas, e incluso para la innovación.

“Sería bueno que la banca de desarrollo apoye sobre todo en el sureste, ahí con la gente más necesitada de los municipios más pobres del país, ahí puede hacer la labor de prestar de una forma responsable”.

fernando.gutié[email protected]