Economías emergentes productoras de diamantes están en peligro de ser susceptibles de lavado de dinero, actividad en la cual están creciendo los pequeños comerciantes y las operaciones en efectivo siguen siendo muy altas, a pesar de las medidas que se han tomado y del surgimiento de Internet.

Así lo advierten el Grupo de Acción Financiera sobre el Blanqueo de Capitales (Gafi) y el Grupo Egmont que integra a todas las Unidades de Inteligencia Financiera, que operan en el mundo en el reporte titulado El lavado de dinero y financiamiento al terrorismo a través del comercio de diamantes .

En el informe preparado para sus asociados, entre los que figura México, se pone de relieve que esta actividad ha cambiado mucho en los últimos años rebasando a las autoridades.

El Gafi y el Grupo Egmont colaboraron en este proyecto de investigación para identificar las tipologías del lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, vulnerabilidades y riesgos del proceso del diamante , que abarca todos los sectores en el comercio de diamantes, es decir, desde la producción, corte y pulido, fabricación de joyas y bisutería, hasta la venta.

Según las investigaciones realizadas, el análisis de estudios de casos recogidos por el equipo del proyecto y previa consulta con el sector privado, se puede concluir que el comercio de diamantes está sujeto a vulnerabilidades y riesgos considerables.

Destaca que el carácter cerrado y opaco de los mercados de diamantes y el alto valor de estas piedras preciosas, combinados con la falta de experiencia en esta área por parte de las autoridades, han dejado a esta industria susceptible del abuso por parte de delincuentes.

RIESGOS PULIDOS

En el documento, que se difundió en el marco de la primera reunión plenaria que llevará a cabo el GAFI la próxima semana, se pone énfasis en que el comercio de diamantes puede llegar a decenas de millones de dólares. Esto tiene relación con el potencial para lavar grandes cantidades de dinero, a través del comercio de diamantes, y también en el nivel de los riesgos del comercio de diamantes.

Aunque refiere que el comercio de diamantes ha existido durante siglos, se ha desarrollado una cultura y comerciales de prácticas únicas, que tienen sus propias características y variaciones entre países y continentes. Sin embargo, el comercio internacional de diamantes ha cambiado en las últimas décadas.

En primer lugar, advierte que los canales de distribución se han diversificado. En el corte y pulido de joyas, Bélgica, Israel y Estados Unidos han sido desplazados por India y China, con centros de corte más pequeños. Las transacciones en efectivo todavía son representativas pese a que han disminuido.

Internet está tomando rápidamente un lugar como plataforma de comercio de estas gemas. En tanto que cada vez están surgiendo métodos creativos que los delincuentes han utilizado para explotar los diamantes para el blanqueo de capitales y financiación del terrorismo.