Con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la sofol Finox abrirá sus puertas a los clientes el próximo año como banco de nicho, aseguró Roberto Ureña, director general del intermediario.

A través de la Corporación Interamericana de Inversiones (CII), brazo financiero del BID, que adquirió 10% del capital del intermediario financiero especializado en el sector agrícola que opera en 17 estados del país, se podrá duplicar la cartera de crédito, la cual actualmente asciende a 1,000 millones de pesos.

Básicamente le apostamos a tener un respaldo de la calidad y eso nos hará ver con un menor nivel de riesgo, queremos mandar un mensaje de confianza , explicó el directivo de la empresa que tiene 10% de sus operaciones en Jalisco.

La confianza, explicó Ureña, es para que en el mediano plazo el nuevo banco después de establecerse podrá ir por más capital para crecer y cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores.

Después de confiar en que la autorización de la nueva figura jurídica esté lista antes de que termine el sexenio, indicó que Finox es una empresa que sorteó muy bien los problemas de la crisis del 2008, que generó utilidades, con un mayor número de clientes y atiende sectores que no tienen un fácil acceso al crédito por parte de la banca comercial.

Ureña, quien también es presidente de la Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas, reconoció que crear un banco universal abriría muchas oportunidades, pero su empresa no está preparada para atenderlas. Queremos ser un banco especializado, atender a nuestro sector, captar recursos y con el tiempo ser un banco múltiple , manifestó.

POCO FONDEO, EL TALÓN DE AQUILES

Después de calificar como el talón de Aquiles la falta de fondeo para los intermediarios, dijo que en el corto plazo a través de las tesorerías de sus clientes podrán captar hasta 300 millones de pesos e impulsar con ese capital los préstamos y el crecimiento.

Roberto Ureña destacó que una de las fortalezas que tendrán es la falta de atención de la banca comercial hacia el sector del campo, la especialización y su participación en consejos regionales.

No obstante, reconoció que a sus clientes les tendrán que otorgar tasas de interés más altas que la banca comercial para suplir la falta de fondeo, que actualmente es escaso y caro.

El directivo destacó que el capital que aporta la CII se utilizará para crecer la cartera, buscar nuevos clientes y tener más crédito.

Finox tiene 60% de su cartera en el sector agroindustrial y el resto en la minería.