Para el siguiente año, el Programa Nacional de Financiamiento al Microempresario (Pronafim) mejorará las condiciones de fondeo que otorga a los intermediarios financieros no bancarios de este país, tanto en costo como en plazo, indicó Cynthia Villarreal Muraira, su coordinadora general.

En entrevista, Villarreal Muraira indicó que uno de los objetivos del Pronafim para el siguiente año, en un entorno de ajuste presupuestal, será reforzar el fondeo que ofrece a intermediarios con capacitación para que el microempresario beneficiado entienda las ventajas de este tipo de financiamiento.

Para el siguiente año seguiremos proporcionando líneas de crédito. De hecho las vamos a hacer más competitivas, vamos a seguir impulsando las que tenemos a tasas Cetes y las vamos a hacer más accesibles en cuanto a costo, plazo y pediremos a los intermediarios que tengan más enfoque de política pública , explicó la funcionaria.

Por ejemplo, vamos a reforzar lo que ya hemos hecho este año, que fue condicionar el fondeo a la capacitación a los microempresarios. Además, buscaremos reforzar, en cuestión de política pública, zonas prioritarias para el Programa , añadió.

Datos del Pronafim arrojan que de enero a octubre del presente año, el esquema ha otorgado 1,718 millones de pesos en fondeo a casi 100 intermediarios no bancarios, que se han traducido en 733,000 microcréditos en beneficio de 571,000 personas.

El fondeo que otorga el Pronafim se traduce en microcréditos, mismos que se distribuyen por medio de los intermediarios financieros no bancarios y que pueden ir de los 500 a los 60,000 pesos.

Aunque el Pronafim no puede establecer las condiciones del microcrédito, pues éstas las ponen los intermediarios financieros no bancarios, el Programa buscará que este tipo de financiamientos sean más competitivos en beneficio de los usuarios finales.

Vamos a seguir empujando el tema de ofrecer líneas competitivas, estratégicas, para que los intermediarios puedan ofrecer el microcrédito con una tasa más competitiva . La funcionaria resaltó el enfoque que le pondrá el Pronafim para el 2017 a la capacitación a los microempresarios y a la incubación de proyectos.

El microcrédito y la capacitación seguirán siendo base y dos componentes claves del programa, al igual que las incubaciones (...) no nos vamos a separar de la capacitación, porque vemos una necesidad muy grande de que la población atendida entienda lo que es un microcrédito y un micronegocio y tome las mejores decisiones , añadió.

Se detectan áreas de oportunidad

Villarreal Muraira habló del reciente estudio que el Pronafim elaboró junto con la consultora A.T. Kearney, en el que se identificaron diferentes grupos de microempresarios del país.

La política pública del Pronafim está dirigida a los microempresarios, pero este segmento tiene diferentes características, queremos hacer programas piloto para saber el potencial de cada segmento y cómo ayudarlo mejor . indicó.

En los resultados del estudio se identificaron cuatro grupos de microempresarios con distintos niveles de desarrollo y necesidades de financiamiento: los de Supervivencia, En Crecimiento, Pre Graduados y En Consolidación. Por ejemplo, no para todos los segmentos funciona el microcrédito grupal. En el 2017, vamos a instrumentar programas piloto para probar en qué segmentos sí funcionan cierto tipo de financiamientos .

El estudio, de acuerdo con cada característica de los microempresarios, recomendó mejorar las condiciones de plazo en los créditos grupales, impulsar la migración del préstamo grupal al individual, buscar la migración del crédito individual a la banca comercial y enfocar las capacitaciones en entendimiento del crédito y negocio.

La funcionaria explicó que, a pesar del recorte presupuestal que sufrirá el Pronafim en el 2017 con el cual recibirá alrededor de 26 millones de pesos en comparación con los más de 200 millones de pesos que se le programaron para este 2016 el esquema cuenta con fideicomisos, los cuales tienen recursos para solventar la operación del programa en el corto y mediano plazo.