Cuando los mercados internacionales ofrecieron mejores condiciones (menores tasas y plazos mayores), las empresas mexicanas buscaron financiarse en moneda extranjera. Ahora que ha iniciado la normalización de la política monetaria y el dólar se ha apreciado, las firmas nacionales han comenzado a sustituir la deuda que tenían en dólares por pesos.

De acuerdo con BBVA Bancomer, esto explica un importante repunte del crédito a empresas por parte de la banca que opera en México durante el 2015.

En su reporte Situación Banca , explica que el crédito a empresas otorgado por la banca comercial en México fue el segmento que tuvo el mayor ritmo de expansión, con 10.1%, de enero a noviembre del 2015, contra 8.4% del destinado a vivienda, y apenas 4.1% del de consumo. En general, el financiamiento vigente al sector privado repuntó en el periodo 8%, mientras que la economía habría crecido apenas 2.5% en el año.

El dinamismo del crédito fue mayor que el ritmo de crecimiento de la economía, lo que sugiere que existieron otros factores que influyeron en el comportamiento del crédito durante el año. Entre éstos se encuentran la depreciación que ha sufrido el tipo de cambio, que tiene un efecto de revaluación positivo, y la posible sustitución de deuda denominada en moneda extranjera por deuda en moneda nacional por parte de las empresas mexicanas. Ambos contribuyeron a acelerar el ritmo de crecimiento de la cartera a empresas durante el 2015 , sostiene BBVA.

El mismo reporte refiere que, de acuerdo con información del Banco de México (Banxico), al cierre de septiembre del 2015, el saldo del financiamiento en moneda extranjera de las empresas mexicanas ascendió a 2.5 billones de pesos, equivalente a poco más de 148,000 millones de dólares, al tipo de cambio en esa fecha. Aunque a partir de la segunda mitad del 2014 este tipo de endeudamiento comenzó a disminuir, su valuación en pesos se incrementó por la depreciación del tipo de cambio.

BBVA Bancomer destaca que el crédito de la banca comercial al sector manufacturero creció, entre enero y noviembre, 12.6% anual, contra 1.6% del mismo periodo del 2014; el de construcción repuntó 11.3% contra -6.9%, y en servicios, el alza fue de 8.7 por ciento.

Desde finales del 2014, el IGAE de esos sectores ha mostrado un mayor ritmo de crecimiento que el observado en meses previos, de manera que parte del incremento en el crédito a empresas pudiera explicarse por el mejor desempeño de dichos sectores. Sin embargo, también puede observarse que su aumento ha sido menor que el del crédito, de tal manera que el dinamismo de los distintos sectores de la economía pudiera no ser su único motor .

En cuanto a la inversión, el banco refiere que desde la segunda mitad del 2014, ésta mostró también una importante recuperación. No obstante, a partir del tercer trimestre del 2015, moderó su expansión, mientras que el crédito ha mantenido altas tasas de crecimiento.

BBVA aclara que sin el efecto de la depreciación del tipo de cambio, el crecimiento del crédito bancario a empresas habría sido menor. Si desde septiembre del 2014 el dólar estadounidense hubiera mantenido el promedio de los 12 meses anteriores a esa fecha (alrededor de 13 pesos), el crédito vigente a empresas hubiera crecido, de enero a noviembre del 2015, a una tasa promedio anual real de 5.6% y no de 10.1 por ciento .

Préstamos a pymes podrían bajar

En el periodo en el que las grandes empresas mexicanas salieron a los mercados externos a buscar mejores condiciones de financiamiento en moneda extranjera, la banca aumentó el crédito a las pequeñas y medianas empresa (pymes).

Ahora que los grandes corporativos han volteado de nuevo a la banca local, BBVA prevé que el financiamiento a las pymes pudiera reducirse: De acuerdo con estudios recientes, existe evidencia de que cuando las grandes empresas reducen su participación en los mercados bursátiles y sustituyen esa deuda con créditos bancarios, los bancos tienden a desplazar el crédito a pymes .

[email protected]