México seguirá creciendo a un ritmo moderado hasta que alcance expansiones de 3%, con el apoyo del financiamiento, consideró el director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), Alejandro Werner.

Observó que contar con un sector financiero que se expande en la parte bancaria y no bancaria, proveyendo apoyo a todos los sectores de la actividad productiva, como está sucediendo en México, favorece las expectativas de una expansión incluso el contexto que prevalece de volatilidad.

El FMI elevó ligeramente su pronóstico de crecimiento para México de 2.4 a 2.5% para este año, en medio de recortes a las previsiones preliminares de expansión mundial a causa del Brexit.

En conferencia de prensa desde Washington, para abundar en el diagnóstico acerca de América Latina, matizó que la economía mexicana se está adecuando a la nueva normalidad de bajos precios de petróleo y enfatizó la oportunidad con que México completó las reformas energética y del sector petrolero.

Estas reformas, la energética y la del sector petrolero, le dan a las autoridades más elementos para hacer frente al entorno más complejo de los precios del petróleo .

Acerca de la estrategia que ha asumido Pemex para enfrentar la caída de los precios del petróleo dijo que es similar a la que están aplicando otras petroleras propiedad del Estado como Ecopetrol de Colombia y Statoil de Noruega.

Puntualizó que la situación por la que atraviesa la petrolera mexicana es similar incluso a la de empresas privadas como British Petroleum o Exxon, pues la inversión en el sector de hidrocarburos se ha vuelto poco rentable, resultado también del encarecimiento del fondeo para este segmento.

Es un reto

Luego, en un comentario divulgado en el blog institucional del FMI, se admitió que persisten retos para México como la consolidación fiscal planificada y la reestructuración de Petróleos Mexicanos, factores que, dijo, son determinantes para preservar la confianza del mercado en este entorno de volatilidad que persistirá.

Sugirió mantener una orientación de la política monetaria relativamente acomodaticia en el contexto de una consolidación fiscal en curso y de expectativas inflacionarias.

Pero descartó que la consolidación fiscal por la que transita México desde hace un año y medio sea un factor de presión para la expansión económica.

Los efectos positivos de la consolidación se irán viendo en el mantenimiento del acceso al financiamiento y las condiciones tan favorables que tiene a los mercados internacionales. Condiciones que han sido extensivas y favorables a emisores del sector público y privado y favorecerán al fondeo de infraestructura. Y se mantendrá así el acceso, en la medida que las finanzas públicas se perciban sostenibles y fuertes .

Brexit: relativamente aislados

Tal como lo refirió un día antes el Consejero Económico del FMI, Maurice Obstfeld, Werner considera que es temprano para evaluar el impacto que tendrá el Brexit en las economías emergentes. Sin embargo, matizó que el bajo vínculo comercial con el Reino Unido hace suponer que serán de las menos afectadas.

No obstante, mencionó que el efecto sí se puede dar por la vía financiera, conforme se acelere una aversión al riesgo, lo que podrá contrarrestarse si desde ahora trabajan las economías en fortalecer su situación macroeconómica y reducen sus vulnerabilidades.

Latinoamérica, expuesta

Sobre la economía latinoamericana reconoció que está expuesta a una desaceleración más generalizada en el mundo, por los vínculos comerciales y financieros y la volatilidad de los inversionistas.

Mas enfatizó que el ritmo más gradual de normalización monetaria de Estados Unidos y la mejor percepción macro de algunas economías como México deberían ayudar a contener presiones de los costos de financiamiento para emisores de los sectores público y privado.

Al hacer un recorrido por las economías de la región, destacó que la percepción sobre Brasil ha mejorado con el nuevo gobierno y sus intenciones de reformas estructurales, lo que ha significado una revisión positiva en la previsión del PIB que sigue siendo de contracción pero menos profunda. Ahora estima que caerá el Producto en 3.3% en vez de 3.8% estimado en abril.

Sobre Venezuela comentó que continuará en caída libre y destacando por tener el peor desempeño económico y de inflación en el mundo.

Entre las economías regionales con mejor desempeño se ubican Colombia, con una expansión estimada en 2.5% este año y en 3% en el 2017, y Perú, con expansiones de 3.7 y 4.1% para el 2017.

undefined

[email protected]