En caso de que la Cámara de Diputados apruebe la minuta de reforma a la Ley del Banco de México (Banxico), para que este organismo capte el excedente de dólares en efectivo de las instituciones financieras y los integre a las reservas internacionales, esto afectaría seriamente el balance del banco central, indicó su gobernador Alejandro Díaz de León.

Este viernes, Díaz de León participó en una reunión extraordinaria de la Comisión de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Diputados, donde el gobernador del Banxico explicó las afectaciones que el banco central tendría en caso de que el proyecto sea aprobado en definitiva.

“La moneda extranjera en efectivo que el Banxico quede obligado a adquirir, no cumpliría con las condiciones económicas para formar parte de la reserva de activos internacionales, es decir, no sirve de reserva internacional”, declaró el gobernador.

De acuerdo con Díaz de León, los activos que adquiera de manera obligatoria el banco central no cuentan con las características de disponibilidad inmediata requerida para que sea utilizada con fines económicos y legales dentro de las propias reservas.

“En las operaciones cambiarias, sería imposible liquidarlas con la entrega de moneda en efectivo. De hecho, su sola custodia en bóvedas anularía la utilidad de estos activos para los fines de la reserva”, detalló el funcionario.

Díaz de León explicó que la finalidad de las reservas internacionales es de coadyuvar en la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional, mediante la compensación de desequilibrios entre ingresos y egresos de las divisas del país.

El gobernador del Banco Central recordó que del total de remesas que llegan al país, sólo 1% se envían por moneda extranjera en efectivo. Asimismo, informó que, de enero a septiembre de este año, el monto de las remesas en efectivo fue el equivalente a 200 millones de dólares.

“De enero a septiembre del presente año, las instituciones financieras captaron en territorio nacional 4,732 millones de dólares en efectivo, de los cuales, colocaron, mediante operaciones con el público en territorio nacional, 744 millones de dólares. Así, las instituciones exportaron al país de origen 3,887 millones de dólares”, comentó.

De acuerdo con el funcionario, el monto que las instituciones no pudieron colocar o exportar por medio de la banca corresponsal fue de 102 millones de dólares, de enero a septiembre de este año.

“De las instituciones que exportaron dólares en efectivo, de enero a septiembre del 2020, sobresale una con una tendencia creciente en la acumulación de excedentes, de hecho, sólo una institución de crédito ha acumulado más de 10 millones de dólares”, acotó.

Traslado de riesgo

Otra de las afectaciones en las que el gobernador profundizó, fue sobre el traslado de riesgo que conlleva la adquisición de dólares en efectivo a instituciones financieras.

“El Banxico absorbería los riesgos de todas las instituciones con quien opere, haciéndolos propios, es decir, se concentrarían los riesgos en el Banxico. Esto pondría en riesgo la disponibilidad de la reserva internacional, aun cuando no se incluyan en esta reserva dichos billetes y monedas, así como las operaciones del propio Banxico, estarían sujetas a las disposiciones cautelares administrativas o judiciales de autoridades extranjeras”, acotó.

Asimismo, apuntó que dicha iniciativa, con los riesgos que conllevaría al banco central, también puede dar lugar a que autoridades y entidades financieras del exterior perciban al Banxico como de alto riesgo en materia de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo.

“Autoridades y entidades financieras del exterior podrían limitar más, o inclusive cerrar la recepción de su moneda en efectivo que provenga del sistema financiero mexicano incluido el Banxico.

El funcionario respondió cuestionamientos de diversos diputados por más de dos horas. De acuerdo con la presidenta de la Comisión de Hacienda, Patricia Terrazas, habrá una nueva reunión el próximo lunes donde participará la Asociación de Bancos de México y otros actores.