Los resultados del sector asegurador en el primer semestre del año mostraron un aumento en la contratación del seguro de gastos médicos mayores pese a la contracción económica, lo cual se atribuyó a la llegada del Covid-19, indicó la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

De enero a junio de este año, el rubro de gastos médicos mayores registró un incremento anual de 11.2%, lo cual ayudó a compensar las caídas de 3.7% de accidentes personales y de 2.5% en el rubro de salud, con lo cual la operación de Accidentes y Enfermedades registró un crecimiento de 10.0 por ciento.

“Sí hay un crecimiento muy relevante en el seguro de gastos, hay un incremento de demanda”, acotó Recaredo Arias, director general de la AMIS.

Tras la llegada del Covid-19 a nuestro país, a finales de febrero, las aseguradoras empezaron a presentar una mayor demanda del seguro de gastos médicos mayores, el cual ayuda al usuario a hacer frente a gastos relacionados con la salud, como consultas y hospitalización; sin embargo, no descartan que en los siguientes meses este crecimiento se modere.

“Consideramos que sí va a continuar el crecimiento en la venta de seguros de gastos médicos mayores por una mayor conciencia de la necesidad de aseguramiento y esperamos que se mantenga aunque, desafortunadamente, no es lo que sucedió con los sismos del 2017 donde hubo un incremento en la contratación pero, hacia el 2018, empezó a haber cancelaciones”, acotó.

De acuerdo con los datos de la AMIS y la Secretaría de Salud al 12 de agosto pasado, de los 498,380 casos que se tenían registrados por Covid-19, sólo 1.33% de éstos contaban con un seguro de gastos médicos. En total, las aseguradoras registraron 6,641 casos por los cuales se han reclamado 2,804 millones de pesos.

Sector registró caída

En total, el sector asegurador registró un decrecimiento anual de 1.7% en el primer semestre del año, la mayor caída que se tiene desde el segundo semestre del 2010, cuando se contrajo 4.8 por ciento.

“Ya preveíamos que habría una reducción en el sector en consonancia con lo que ha sucedido con la economía mexicana”, indicó en videoconferencia Recaredo Arias, quien recordó que el Producto Interno Bruto registró una contracción de 18.9% anual en el segundo trimestre del año.

Tres de las cinco pólizas del sector mostraron una disminución en el periodo, siendo la de automóviles la más afectada, con una caída de 12.4 por ciento. Esto, indicó el directivo de la AMIS, se explica por la caída en las ventas de automóviles nuevos y una menor circulación del parque vehicular ante las medidas de confinamiento para mitigar el contagio de Covid-19.  En el caso de la operación de pensiones, la disminución fue de 9.2%, y en el de 3.0 por ciento.

En la operación de daños (sin contar automóviles) mostró un crecimiento de 4.2%, ayudado por la póliza bianual de Pemex; sin contar este efecto, se tendría una contracción de 11.4 por ciento.

Para el cierre del año, el sector espera una contracción de 5.3 por ciento. “Estamos siendo muy conservadores, queremos ver qué pasa con el tiempo (…) podría ser que el decrecimiento sea menor, pero se podría generar un efecto de decrecimiento o estancamiento en el 2021. Ese es otro de los escenarios que hemos visto”, añadió Recaredo Arias.

ana.martinez@eleconomista.mx