Para Banamex, con la caída de los precios del petróleo, las finanzas públicas se perfilan como uno de los principales retos para la economía. En este sentido, considera que la consolidación fiscal seguirá como uno de los objetivos de las autoridades para los próximos años.

La Secretaría de Hacienda ha enviado señales claras de que, después de una política fiscal moderadamente expansionista en la primera mitad de la actual administración, la consolidación fiscal será el objetivo en la segunda mitad , refiere el grupo financiero.

En el documento Las 10 preguntas sobre México para 2016 , Banamex destaca que el objetivo es reducir el déficit (en su medida más amplia: los requerimientos financieros del sector público) desde 4.1% del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2015, a 2.5% del PIB en el 2018, lo que significaría volver a un superávit primario por primera vez desde el 2009. La reducción anual en el déficit (0.5% del PIB) es gradual y como tal no se espera un impacto sustancial sobre la economía .

En cuanto a los efectos específicos de la consolidación fiscal, indica Banamex, la variable a seguir es la inversión.

Destaca que la estimación es que el total del gasto en inversión por parte del sector público disminuirá de un máximo de 4.6% del PIB, en el 2013, a una tasa estable de 3.5% del PIB en el 2018, lo que implica una contracción de 1.1% del PIB, reflejada casi en su totalidad en la inversión de Pemex. Para compensar esta reducción en la inversión pública, el gobierno ha creado mecanismos para facilitar la participación del sector privado en infraestructura, con la esperanza de generar un importante efecto de remplazo .

En este sentido, el grupo financiero destaca que las asociaciones público privadas (APP) y otros nuevos instrumentos de inversión se convertirán posiblemente en un vehículo cada vez más importante para financiar la infraestructura. Esperemos que las reformas estructurales logren demostrar su eficacia en un futuro próximo .

Menciona que la reforma energética es crucial en este sentido, ya que permitirá que Pemex pueda ser más creativa en buscar asociaciones con el sector privado para lograr sus objetivos de inversión.

En conclusión, el impacto de la política fiscal más restrictiva sobre la inversión (y por lo tanto sobre el crecimiento) dependerá de la eficacia con que se empleen estas alternativas: el 2016 será crucial a este respecto .

Banamex explica que una consolidación anual de 0.5% del PIB se antoja alcanzable, aunque representará un reto, una vez que se considera que descansará fundamentalmente en recortes al gasto. Claramente continúa requiriéndose un esfuerzo por el lado del gasto, no sólo en términos de generar ahorros, sino particularmente en el incremento de la eficiencia del mismo .

[email protected]