Con el objetivo de que las viviendas sociales que se edifiquen en el país se construyan con lineamientos orientados a la sustentabilidad, la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) y la Corporación Financiera Internacional (IFC, por su sigla en inglés), considerada el brazo financiero del Banco Mundial, firmaron un convenio que permitirá la actualización del Código de Edificación de Vivienda, publicado desde el 2010.

Entrevistada en el marco de la firma del convenio, Paloma Silva de Anzorena, titular de la Conavi, indicó que con este convenio, el cual indica que dicha dependencia desembolsará 200,000 dólares, se podrán actualizar algunos capítulos (e incorporar otros) del Código de Edificación de Vivienda, para que se establezcan lineamientos dirigidos a desarrolladores que construyan vivienda social, que tiene un precio entre 350,000 y 450,000 pesos por unidad.

La ley de vivienda establece que la Conavi tiene la facultad de expedir normas de edificación. Esa facultad no se había ejercido, en cambio se habían hecho códigos de edificación, que queremos actualizar (...) para incorporar innovación tecnológica en materiales y todos los temas que hemos desarrollado de sustentabilidad , explicó Silva de Anzorena.

La intención (del convenio) es que la actualización termine en lineamientos y posteriormente en normas que no queremos expedir sin tener intercambio con la sociedad civil y empresarios porque tiene que ser un consenso de industria, y una vez consensuados emitiremos normas relativas a la edificación de vivienda social , expuso.

El Código de Edificación de Vivienda es un modelo normativo para que las autoridades competentes expidan, apliquen y mantengan actualizadas disposiciones legales, normas oficiales y códigos de edificación o reglamentos de construcción.

De acuerdo con la funcionaria, es necesario incorporar temas a este código relacionados con el diseño arquitectónico de la vivienda, mejoramiento y progresividad, flexibilidad de crecimiento de las viviendas tanto vertical como horizontalmente, optimización de estructuras, sustentabilidad, uso del agua, accesibilidad para personas discapacitadas y mejoramiento del entorno urbano.

Para Silva de Anzorena, el tema de hacer la vivienda social más sustentable no es menor, pues en la actualidad este tipo de construcciones representa 60% de la producción nacional, con una edificación de 600,000 viviendas al año.

El convenio permitirá que la actualización del Código de Edificación de Vivienda sea una realidad con ayuda de un grupo de especialistas internacionales, los cuales aportarán su experiencia, de la mano de constructores locales, los cuales tienen el conocimiento de la normativa en México. Se espera que la actualización esté completa en mayo del próximo año.

La Conavi pondrá 200,000 dólares y la IFC va a poner recursos y personas (...) Se hará todo esto a través de un proceso de licitación donde vamos a buscar a los mejores participantes. Uno de los elementos donde participa el Banco Mundial es no solamente poniendo dinero sino en la propia elaboración de términos de referencia , explicó.

La IFC se ha encargado de actualizar códigos en Bolivia, Brasil, Costa Rica, El Salvador, Panamá y Perú.

Para Ary Naim, Country Manager para México de la IFC, con este acuerdo esperan ayudar a México en su camino hacia un crecimiento más verde e incluyente.

La vivienda verde no sólo ayuda al ambiente, sino también a las familias mexicanas que ahorran con el cambio hacia la sustentabilidad. La IFC en México también contribuye a elevar los niveles de ecoeficiencia en industrias, transporte y sector agropecuario , mencionó.