Si bien el gobierno federal mantiene la meta de incrementar el salario mínimo de manera gradual -hasta alcanzar más de 214 pesos- por impacto de la pandemia de coronavirus Covid-19 en este año se espera un aumento moderado, pronosticó el presidente de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami), Luis Munguía.

Durante su participación en el foro virtual “Los salarios en México en tiempos de pandemia”, explicó que es evidente que no se debe aumentar de manera abrupta el salario porque sí puede generar desempleo; pero, se debe tener claro que el salario mínimo debe mejorar para que un trabajador pueda mantenerse asimismo y a un dependiente.

Destacó que esta política de recuperación salarial no se debe abandonar, tiene que ser trasexenal. El salario mínimo en crisis es un tema interesante, hay países que han tomado la determinación de aumentarlo, por ejemplo el Reino Unido en 2009 y actualmente Ginebra, Suiza; lo hizo y los efectos han sido positivos “porque estimula la demanda y el consumo se incrementa".

Munguía dijo que "evidentemente es delicado si no hay empleo, aunque suba el salario los que ganan un poquito más no pueden reactivar una economía, por eso hay que tener cuidado; pero también lo hizo Brasil. En Suiza se acaba de aprobar un salario mínimo, nunca lo habían tenido; pero le apostaron a fijar un piso de ganancia para los trabajadores  son 25 dólares la hora, es el más alto”.

Destacó que México es un país muy especial, “a diferencia a otros, las empresas tienen mucho poder de negociación, en este momento bajaron salario y ningún trabajador renunció y se mantuvieron en su empleo porque además no hay trabajo”.

La negociación del salario mínimo en nuestro país, recordó, se da con los 11 votos del sector empresarial y 11 del sector obrero; el gobierno tiene sólo un voto; “todavía no hay acuerdo, dentro de los sectores hay diferencias, no todas las empresas están de acuerdo en que haya incremento; sin embargo, el objetivo final del sexenio no se va a mover, por lo que es recomendable ir con el aumento gradual”, apuntó.

Agregó que si este año el incrementamos es poquito, el año que entra se tiene que hacer un aumento mayor; no se sorprendan que las empresas maximicen este tipo de cosas y prefieren un gradual más que pequeño que grande.

“Si este año es distinto, estamos en una crisis económica, no habrá incrementos altos, no muy arriba; pero la política salarial continúa, no podemos dejarlo pasar, no podemos quedarnos cortos en este tema, aunque haya costos, en el largo plazo es mejor”.

El presidente de la Consami apuntó que en este gobierno no se quiere defender el empleo per sé, “sino el trabajo digno; no queremos empleos precarios, sino un puesto de trabajo digno que tenga ingreso suficiente, no queremos empleos precarios, no por solo  generar empleos”.