Pekín.- China mantendrá una políticas económicas estables en el 2012, lo que dejará espacio para maniobrar frente a los riesgos globales y le permitirá profundizar sus reformas a fin de alentar el crecimiento a largo plazo, reportó el domingo la agencia de noticias Xinhua tras una conferencia anual sobre directrices.

Los líderes chinos ya se han comprometido a garantizar el crecimiento económico el próximo año, y posiblemente mantendrá su objetivo de expansión de 7.5% para el 2013, la misma cifra del 2012.

Expertos dicen que el nuevo jefe del Partido Comunista, Xi Jinping, necesita tomar pasos radicales para aplicar reformas económicas, las cuales podrían cambiar la manera en que China consigue su crecimiento, haciendo énfasis en el consumo en lugar de en la inversión en exportaciones, y reduciendo el dominio de las compañías estatales.

China logrará el crecimiento apropiado de los créditos bancarios y financiamiento social en el 2013 y mantendrá estable al yuan para reforzar a la economía frente a vientos en contra del exterior, dijo Xinhua, luego de la Conferencia Central de Trabajo económico que se realizó a puertas cerradas y estuvo presidida por Xi.

"La política fiscal proactiva será combinada con reformas impositivas y exenciones tributarias estructurales, mientras que la política monetaria prudente prestará atención al dinamismo y potenciará la flexibilidad operacional", agregó el reporte.

La economía de China aún afronta la incertidumbre del panorama mundial, junto con un aumento del proteccionismo comercial, mientras que el riesgo de una aceleración de la inflación y de burbujas de activos a nivel global se está incrementando, indicó.

La política fiscal de China ha sido proactiva, o expansiva, desde fines del 2008, cuando el Gobierno dio a conocer un paquete de estímulo de 4 billones de yuanes (641.000 millones de dólares) luego de que la economía se viera severamente afectada por la crisis financiera global.

Xi dio muestras de su compromiso de profundizar las reformas económicas durante una visita a la ciudad sureña de Shenzhen esta semana, donde hizo eco de los comentarios del alto líder reformista Deng Xiaoping durante su famosa "gira por el sur" a la misma región hace 20 años.

lgl