Los presidentes de empresas mexicanas globales como Cemex, Bimbo y FEMSA, se pronunciaron contra aquellos personajes, sobre todo de países desarrollados, que a últimas fechas se han manifestado contra la globalización, cuando por tradición estas naciones han mostrado una política de apertura.

En el Foro Estrategia Banorte 2016, uno de los planteamientos que se les hizo a estos tres empresarios, fue qué riesgos ven para sus negocios en casos como el Brexit (las salida del Reino Unido de la Unión Europea) y las promesas que ha hecho el republicano Donald Trump de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en caso de que gane la Presidencia de Estados Unidos.

Rogelio Zambrano, presidente de Cemex, calificó de peligrosos los planteamientos que hacen este tipo de personajes. Yo veo los riesgos para nosotros en Cemex y para todas las empresas, basados en esta gente oportunista que está aprovechando la pobreza económica del mundo, para tratar de cambiar la política pública. Eso es peligroso, esto esperemos que no llegue a ese final .

Indicó que ante estos escenarios, las empresas y los funcionarios públicos, lo que deben hacer es impulsar más la economía para que todos los sectores se beneficien de ello.

Desde el 2008, ya son ocho años cumplidos en septiembre, que el mundo no ha funcionado económicamente; no hemos crecido lo suficiente y hay mucha gente que tiene la razón en estar inconforme. Entonces lo que tenemos que lograr, primero, es identificar este gran riesgo y tratar de que esto no llegue de alguna manera a ese fin. Pero nosotros podemos internamente, mejorar mucho más la economía .

Agregó que los empresarios pueden generar mucha más inversión, lo que derivaría en más fuentes de empleo, más consumo y su respectiva mejora en la calidad de vida de las personas.

Daniel Servitje, presidente de Bimbo, refirió al respecto que a muchos políticos les gusta más la polarización y llegar a simplificar el tema como se ha visto, dijo, en Inglaterra y Estados Unidos. En el caso de este último, indicó que algunos personajes mencionan a la causante de pérdidas de empleos en ese país a la globalización. Desde mi punto de vista es una visión muy falaz y simplista. Las estadísticas son que 85% de la pérdida de empleo en Estados Unidos ha sido por cambios en la tecnología o por aumentos a la productividad .

Añadió: Hoy somos, en el caso concreto de México, como que los chivos expiatorios del problema, cuando(realmente) no lo somos .

El directivo de Bimbo, consideró que más que la globalización, lo que debe ocupar es la desigualdad.

José Antonio Fernández, presidente de FEMSA, expresó que, a su parecer, el entorno contra la globalización seguirá, pero confió en que al final ganen los avances tecnológicos.

A mí me preocupa más que nada la desigualdad de los países, las injusticias, la pobreza, porque esa sí no es por la globalización o sin globalización. En eso teníamos que trabajar todos. Me preocupa muchísimo eso. Soy optimista de que va haber oportunidades .

Quieren copiar el impuestos al azúcar

Fernández aprovechó para cuestionar el impuesto al azúcar (que afecta a uno de sus negocios principales) que se aplicó en México para tratar de combatir el problema de obesidad.

El entorno ha cambiado tanto que se copian, los países aprenden unos de otros demasiado rápido, de manera instantánea, y entonces el polémico impuesto al azúcar que se puso aquí en México, pues ya lo empiezan a considerar otros países de Sudamérica como si fuera la solución al problema. Nosotros hemos logrado demostrar que no fue la solución. Hay un problema en el que somos una pequeña parte, y creo que debemos entre todos buscar las soluciones, pero no es a base de impuestos , dijo.

El empresario destacó que, en contraparte, con este tema, FEMSA aprendió que los precios de sus productos estaban demasiado bajos. Porque ponen un impuesto, se cae 5% de la demanda en un año y al año siguiente crece 16%, estábamos mal en el precio definitivamente. Estábamos dejando dinero en la mesa .