Luego de la molestia que han expresado representantes de las sociedades financieras de objeto múltiple (sofomes) sobre algunas instituciones que dejaron de operar bajo tal figura para convertirse en entidades mercantiles y así evadir la regulación, las autoridades trabajarán para informar sobre los riesgos que represente para los usuarios hacer uso de los servicios de organizaciones que no estén apegadas al marco normativo financiero.

Durante su participación en la asamblea de la red de microfinancieras ProDesarrollo, Marco Antonio López Pérez, vicepresidente de Banca de Desarrollo y Finanzas Populares de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), indicó que en un futuro las entidades mercantiles dedicadas al otorgamiento de crédito tendrían limitaciones gracias a reglas que emitirá la Secretaría de Hacienda, que repercutirían en este tipo de instituciones.

En un futuro muy cercano, sí va a existir alguna limitación para aquellas entidades que no tengan este proceso de certificación (entidades mercantiles) , expresó el funcionario ante representantes de varias sofomes que han alzado la voz por la competencia desleal que podrían representar este tipo de instituciones, que para no cumplir con la regulación dejaron de operar bajo alguna figura apegada a la normativa del sistema financiero mexicano.

Además -agregó el funcionario- en la Secretaría de Hacienda están construyendo esta norma o política que debemos de seguir los reguladores (...) para, en el ámbito de nuestra competencia, poder construir un elemento para que la gente conozca cuáles son los derechos y obligaciones cuando hacen uso de los servicios que proporciona una empresa (mercantil) y otras, y definir cuáles son los riesgos en estas empresas , acotó López Pérez.

Las sofomes son entidades dedicadas al otorgamiento de crédito. El año pasado, el sector tuvo que apegarse a un proceso de regulación, el cual definía que las entidades tenían que obtener un dictamen técnico en cuestión de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo por parte de la CNBV, de lo contrario no podían renovar su registro y por ende dejarían de operar bajo tal figura, ante ello, muchas sofomes prefirieron dejar de operar bajo tal figura.