En las últimas semanas, las acciones de algunos bancos europeos han registrado fuertes caídas, empujadas por el deterioro económico y bajas tasas de interés. Esto ya es un foco de atención para organismos internacionales, como el Fondo Monetario Internacional, que han sugerido a las autoridades de la región el saneamiento de las entidades afectadas.

Tres de los bancos más grandes que operan en México -BBVA Bancomer, Santander y HSBC- tienen su sede en Europa. Sin embargo, datos recientes de las autoridades financieras, locales y del propio gremio, hacen pensar que hoy la banca mexicana no presenta problemas importantes.

El último reporte sobre el sistema financiero presentado en diciembre pasado por el Banco de México (Banxico) refiere que, tras las pruebas de estrés aplicadas a la banca local, el sistema en su conjunto mostraría solidez, aunque algunas de menor tamaño y reciente creación presentarían un Índice de Capitalización (Icap) menor al mínimo regulatorio.

La finalidad de las pruebas de estrés que aplica el Banxico es evaluar la capacidad de las instituciones de banca múltiple para absorber pérdidas que causarían escenarios extremos adversos, pero plausibles, de las principales variables macrofinancieras.

Datos recientes de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores refieren que todos los bancos que operan en el país cumplen con el requerimiento mínimo de capitalización de 8%, más el suplemento de conservación de capital de 2.5% constituido con capital fundamental. Es decir, con un Icap superior a 10.5 por ciento . El promedio del sector es de 15.03% por ciento.

De los bancos grandes que operan en México y tienen su casa matriz en Europa, Bancomer presentaba un Icap de 14.9%, HSBC de 12.2% y Santander de 15.4 por ciento. HSBC es uno de los bancos que presentaban el menor índice, aunque por arriba de lo establecido en los requerimientos nacionales e internacionales.

Otro índice que los bancos que operan en México deben cumplir a partir del 2015 es el de Coeficiente de Cobertura de Liquidez (CCL), para enfrentar otros posibles escenarios adversos. Éste deberá cumplirse, según las reglas, de manera gradual desde el 2015 hasta el 2019, empezando con un mínimo de 60 por ciento.

En su reporte más reciente, con datos al tercer trimestre del 2015, la CNBV explica que las 37 instituciones obligadas a cumplir con este nuevo requerimiento (los bancos pequeños tienen más tiempo para hacerlo) presentaban un promedio de CCL de 260.96 por ciento.

Además, tanto BBVA como Santander y HSBC (tres de los grandes europeos que operan en México) tienen bien diversificado su negocio. BBVA, por ejemplo, tiene presencia en España, pero también en Turquía, Estados Unidos, México y en algunos puntos de América del Sur. En tanto, Santander tiene alrededor de 45% de su negocio en diferentes países del continente americano.

Luis Robles, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), destacó la semana pasada el crecimiento del crédito en el 2015, que fue de dos dígitos.

Además de toda la normativa que se ha creado alrededor de Basilea III, los bancos están bien capitalizados, porque el comportamiento de la morosidad ha sido muy bajo , refirió.

Cuestionado sobre la caída del precio de las acciones de los bancos europeos, Luis Peña, vicepresidente de la ABM y exdirector de HSBC México, mencionó la semana pasada que esto debe verse en un periodo de un año, tiempo durante el cual, dijo, ha habido pérdida de valor en todos los bancos del mundo, principalmente en los chinos.

Los europeos ciertamente han sufrido un decremento en su valor, pero los bancos americanos y los sudamericanos no se han quedado atrás. Yo creo que ha habido una pérdida de valor en los activos financieros del mundo , destacó.

Agregó: Es un ajuste de precios y activos en un mercado globalizado, pero no particularizaría yo en una geografía .