En el primer semestre del año, y pese a la emergencia sanitaria por la pandemia de Covid-19, la inclusión financiera en el país ha avanzado a través de diferentes canales, productos y servicios bancarios.

La Asociación de Bancos de México (ABM) informó recientemente que, por ejemplo, desde diciembre del 2018 aumentó sus servicios en 165 municipios del país, lo que ha implicado que 3 millones de personas más puedan tener acceso.

De esta forma, se pasó de tener presencia en 1,924 municipios en el último trimestre del 2018 a 2,089 en el primer cuarto del 2020.

“Esto se refleja también en una promesa que le hicimos al presidente de la República hace más de año y medio, que era incrementar la cobertura de municipios con servicios bancarios”, dijo hace unos días Luis Niño de Rivera, presidente de la ABM.

Agregó: “esto es que nos acercamos a 93 millones de personas con este incremento en la cobertura, de 90 millones a 93 millones. Vamos cumpliendo con la promesa de tener todos los municipios en la República Mexicana, que son 2,457, para el cierre de la presente administración”.

Se acelera el uso de aplicaciones

En cuanto a los canales, la ABM destacó el fuerte crecimiento de las aplicaciones bancarias en los primeros seis meses del año, pues pasaron de 23 millones activas a 28 millones, un crecimiento de 22% de diciembre del 2019 a junio del 2020.

De igual forma, las terminales punto de venta (TPV) crecieron 6.3% en el periodo, al pasar de 1.3 millones a 1.4 millones; y los corresponsales bancarios pasaron de 45,810 a 46,758, un incremento de 2.1 por ciento.

Por otra parte, con base en información de la propia ABM, los cajeros automáticos registraron un crecimiento en el primer semestre del año al pasar de 56,618 a 57,016; mientras que en sucursales se registró un incremento marginal de 0.6%, de 12,882 que había en diciembre a 12,959 en junio pasado.

En cuanto a las cuentas de captación, estas han tenido un aumento de 7.3% en el mismo periodo, al pasar de 98.6 millones a 105.8 millones.

CoDi cobra fuerza

En lo referente a la plataforma de cobro digital, CoDi, desarrollada por el Banco de México (Banxico), al 19 de octubre pasado se tenían 5.6 millones de cuentas habilitadas para operar, un aumento de 580,000 sólo en el último mes, gracias a que permite hacer operaciones a distancia.

“El punto más relevante es que hemos crecido las aplicaciones bancarias activas que están en un teléfono inteligente, en 5 millones, para llevarlas a 28 millones (...) Esto es la inclusión financiera de parte de la banca en la primera mitad del año; va creciendo sustancialmente”, destacó Luis Niño.

Pero pese a estos avances, México aún se encuentra rezagado en infraestructura y servicios bancarios si se compara con países con un desarrollo similar.

De acuerdo con el más reciente Panorama de Inclusión Financiera publicado por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), en sucursales, México se encuentra por abajo de países como Brasil, Honduras y Perú.

En corresponsales bancarios la cifra es menor que en Colombia, Perú y Brasil; en materia de cajeros automáticos el país está por abajo de Perú y Brasil; y en TPV se encuentran arriba Brasil y Argentina.

Y en lo referente a cuentas de captación, México está en niveles inferiores a países como Chile, Costa Rica, Colombia y Perú.

Crecimiento de infraestructura bancaria en el primer semestre del 2020

• 0.6% en sucursales.

• 2.1% en corresponsales.

• 0.7% en los cajeros automáticos.

• 6.3% en Terminales Punto de Venta.

• 21.7% en aplicaciones bancarias activas.

Fuente: ABM.

eduardo.juarez@eleconomista.mx