En el 2013 la mayoría de los bancos que dan créditos hipotecarios llevó a cabo la estrategia de disminuir sus tasas de interés para este producto, hasta niveles inferiores a 10 por ciento. El objetivo: impulsar la demanda y adquisición de vivienda. Sin embargo, a decir de BBVA Research, las condiciones financieras y de riesgo revelan que difícilmente se mantendrá esa tendencia en el futuro.

Una férrea competencia entre bancos ha llevado a que las tasas de interés toquen mínimos históricos y la accesibilidad haya aumentado, pero las condiciones financieras y de riesgo indican que difícilmente se mantendrá esta tendencia. El impulso al mercado tendrá que venir por el lado del ingreso, es decir, con más empleos y mejor remunerados , refiere.

En su reporte Situación Inmobiliaria México , Bancomer Research destaca que el aumento del crédito hipotecario registrado en años pasados se debió a una mayor demanda impulsada por los institutos públicos de vivienda, pero también a la mejora en las condiciones crediticias.

Las tasas de interés para créditos hipotecarios que ofrece la banca han pasado de más de 11 a casi 10% en promedio para el sistema, aunque actualmente hay productos específicos con tasas menores a 9 por ciento. El plazo de los créditos originados en pesos también presenta una tendencia a la alza. La proporción del monto del crédito respecto del valor de la vivienda que presta la banca (LTV) se ha mantenido sin grandes cambios , informa.

BBVA Research enfatiza que las cada vez menores tasas de interés que se cobran por los créditos hipotecarios son parcialmente efecto de menores riesgos de incumplimiento. La explicación podría basarse en el dinamismo de la economía y la creación de empleos de más de cinco veces el salario mínimo que hasta el 2011 tenía un desempeño positivo .

Sin embargo, precisa, a partir del 2012 este tipo de trabajos disminuyó y en el 2013 comenzó una desaceleración económica, lo que es consistente, afirma, con un avance menor de las condiciones de riesgo.

De octubre del 2012 a octubre del 2013, se aprecia un incremento en la probabilidad de incumplimiento media, en mayor medida para los créditos con mayor proporción de préstamo o LTV, regresando inclusive a los niveles de dos años antes. No obstante, lo anterior no ha tenido un efecto negativo en las tasas de interés, ya que, nuevamente hasta octubre del 2013, el precio de los créditos sigue bajando .

Desde la perspectiva del precio, la demanda difícilmente tendrá mayor impulso, ya que las tasas de los créditos hipotecarios parecen haber tocado fondo al alcanzar niveles históricamente bajos. La tasa de referencia del Banco de México se encuentra actualmente en su límite más bajo, y con la expectativa de que para el 2015 suba. En este mismo sentido, el riesgo de los acreditados ha abandonado su tendencia a la baja y en algunos casos se ha incrementado , refiere.

Así, asegura que la bonanza del crédito hipotecario seguirá en el 2014 y probablemente en parte del 2015. Tanto tasas, plazos y LTV continuarán favoreciendo el crédito, pero un nuevo impulso a la demanda tendría que venir del lado del ingreso. El empleo bien remunerado es el mayor campo de cultivo para la demanda efectiva .