BBVA México se encuentra en la ruta correcta para empezar con el registro de datos biométricos de sus clientes (en una primera etapa, las huellas dactilares), tal y como lo establece la norma y con lo que se busca reducir los casos de robo de identidad que han crecido en el país en los últimos años. Este banco es el más grande de los que operan en México, y hoy cuenta ya con casi la mitad, de los cuales ya son clientes digitales.

Ignacio de la Luz, director general de finanzas de BBVA México, explicó en este sentido que a la fecha el banco ha distribuido ya 30,000 dispositivos que ayudarán a identificar a sus clientes en toda la red comercial.

De igual forma, comentó en conferencia que alrededor de 86% de las operaciones, que tienen en sucursales, servirá para que los usuarios puedan identificarse a través de los registros biométricos.

En agosto del 2018, con el objetivo de reducir los casos de robo de identidad, las autoridades financieras establecieron que los bancos deberán recoger la información biométrica de sus clientes en la contratación de nuevos productos financieros, principalmente las huellas dactilares. En un principio, la medida entraría en vigor a inicios del 2019, pero se les dio una prórroga que vence el 31 de marzo de este año.

Ignacio de la Luz agregó que en BBVA también ya se tiene desarrollado 100% el proceso de registro y resguardo de las huellas dactilares de sus clientes. “Con esto estamos bastante preparados para afrontar esta nueva regulación”, expuso.

De igual forma, el directivo adelantó que este año el banco está trabajando además en desplegar en su aplicación móvil la identificación del biométrico facial para el registro y reactivación del servicio a sus clientes desde el celular.

“Consideramos que esto va a ayudar muchísimo a eliminar la suplantación de identidad”, expresó De la Luz.

Crecen transacciones digitales Por otra parte, BBVA ha mostrado un crecimiento importante en los clientes y transacciones digitales en los últimos años. Al cierre del 2019, de acuerdo con su último reporte de resultados trimestrales, tenía ya 10.1 millones de clientes digitales, un crecimiento de 41% en su comparación con el 2018; mientras que los clientes móviles eran ya 9.6 millones, con un crecimiento anual de 48%, y las ventas digitales representaban 55% del total al cierre del año pasado.

Mientras las transacciones en canales como ventanilla bajaron a 16 millones en promedio al mes (contra 17 millones en el 2018), en el móvil crecieron 7% de 252 millones a 444 millones promedio cada 30 días.

En los cajeros automáticos, las transacciones promedio mensuales pasaron de 88 millones en el 2018 a 89 millones en el 2019, un crecimiento de apenas 1%; en terminales punto de venta, de 188 millones a 222 millones cada mes, y en otros canales, de 78 millones a 83 millones en igual periodo.

[email protected]