Una de las maneras en que las administradoras de fondos para el retiro (afores) pueden recuperar el dinero que invirtieron en Oro Negro es interponiendo una demanda y cobrando con activos de la empresa, una vez que ésta se encuentre en concurso mercantil, expuso Jorge Sánchez Tello, director de Investigación Aplicada de la Fundación de Estudios Financieros.

“Si la empresa quiebra, los accionistas (afores) tienen los mecanismos legales para demandar a esta empresa (Oro Negro) y tratar de recuperar parte de ese dinero. Los primeros que vienen a cobrar después de los trabajadores son las empresas a las que se les debe, es decir, se entra a un proceso mercantil en el que venden activos para pagar sus deudas”, dijo en entrevista.

El 21 de septiembre del 2017, la firma Oro Negro informó en un comunicado que una de sus subsidiarias (Perforadora Oro Negro, S de RL de CV) solicitó voluntariamente que se le declarara en concurso mercantil.

“Lo anterior propiciará las condiciones necesarias para proteger sus activos y operaciones, así como para la negociación con sus acreedores, a fin de lograr la conservación de la empresa”, expone en el comunicado que también envió a la Bolsa Mexicana de Valores a través del fondo de inversión AXISCK.

Una fuente cercana a un grupo de acreedores de Oro Negro comentó a El Economista que Sura y Citibanamex, a través de Certificados de Capital de Desarrollo (CKD), financiaron a la firma con aproximadamente 500 millones de dólares.

A su parecer, dicha inversión puede darse como perdida, ya que Oro Negro no ha generado ingresos desde septiembre del 2017 y acumula pasivos por 950 millones de dólares.

Para Sánchez Tello, las inversiones que realizaron las afores no representarán un impacto significativo en el ahorro de los trabajadores, pues las afores cuentan con mecanismos de cálculo y de riesgos para ver cómo puede mitigar una pérdida en las inversiones que realizan.

Resarcir daños con plan de reestructura

Gerardo López, experto en pensiones de la Universidad Panamericana, expuso que cuando las afores registran fuertes minusvalías o grandes pérdidas en las inversiones que realizan, deben presentar a la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) un programa de reestructura sobre cómo van a resarcir los daños generados en los ahorros de los trabajadores.

“Este programa de recomposición de cartera debe estar por escrito, en donde la afore explique los efectos y el plazo en que se llevará acabo la corrección de la inversión. Debe presentarse a la Consar y ellos pueden hacer sugerencias o modificaciones para aminorar las posibles pérdidas”.

Indicó que el programa de recomposición de cartera se realiza por la propia afore y con la participación de los comités de inversiones de las sociedades de inversión especializadas en fondos para el retiro (siefores).

“Se establecen periodos de recuperación o de resarcimiento que implica vender algunos instrumentos, mantener otros por cierto tiempo y marcar la salida de otras inversiones. Es un programa calendarizado con metas muy específicas que una vez aprobado por el Comité de Inversiones y el contralor normativo tiene que presentarse a la Consar para su aprobación”.

Se debe mejorar competitividad

Manuel Molano, director adjunto del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), consideró que las afores hacen lo mejor que pueden, dadas las condiciones del mercado: “Si queremos que las afores tengan un mejor rendimiento, se necesita que las empresas que emiten deuda en el mercado mexicano tengan un mejor desempeño y eso no depende de las afores ni del mercado financiero, sino de las variables de competitividad de la economía mexicana”.

Afirmó que las inversiones que realizaron Sura y Citibanamex en Oro Negro probablemente no representen ni 1% de sus inversiones totales, pues deben mantener la mayor diversificación posible para no poner en tantos riesgos el ahorro de los trabajadores.

“La gran ventaja que tiene el régimen de inversión al que los tiene sometidos la Consar es que está bien diversificado, por lo que no creo que la pérdida para los trabajadores sea gigantesca (...) pero siempre se puede hacer algo mejor en la administración de riesgos”.

Agregó que en su momento estas afores se basaron en las calificaciones financieras que tenía Oro Negro, y que uno de los puntos que generaban valor es la relación con Petróleos Mexicanos, “se fueron con la finta, los financieros son muy buenos en muchas cosas, pero no pueden ser expertos en todos los sectores, y es posible que Oro Negro se viera bien para las afores”.

Molano comentó que las afores no deben ser los únicos instrumentos de inversión para el ahorro del retiro, sino que se deben crear otros instrumentos de inversión que permitan tener estos recursos diversificados.

[email protected]