Efraín Juárez, padre de José Juan, el joven de 38 que falleció al caerle sobre su automóvil parte del tramo elevado del Metro Olivos, dio a conocer que en su búsqueda de justicia interpondrá una demanda contra el gobierno de la Ciudad de México.

El padre del joven indicó que, aunque ya recibió parte de la indemnización que busca otorgar el gobierno capitalino a los deudos, para su familia tal cantidad no es comparable con la pérdida de su único hijo.

El señor de 63 años también indica que el proceso de la pérdida y la búsqueda de justicia ha sido muy difícil. “Nos sentimos muy mal. Mi esposa es diabética, antes no le ha dado un paro”, relató a El Economista.

Efraín Juárez, también reclama la falta de acciones para rescatar a su hijo durante el día del derrumbe que dejó otros 25 decesos, ya que acusa que José Juan pasó más de cinco horas atrapado, y sin importar que estaba pidiendo ayuda, no lo sacaron a tiempo.

Añade que él y su esposa buscan justicia, ya que ni con todo el dinero del mundo le podrán regresar a su hijo de profesión albañil, y a quien describe como un hombre alegre y trabajador, siempre pendiente de su madre.    

El 3 de mayo, José Juan y su pareja, circulaban sobre avenida Tláhuac, cuando cayó encima de ellos la estructura del Metro. Ella logró ser rescatada, mientras que José Juan murió por asfixia.

Por su parte, Marisol Tapia, madre de Brandon Giovanny de 12 años, que murió en el desplome de la Línea 12 del Metro, presentó ante la Secretaría de la Contraloría de la Ciudad de México una denuncia contra servidores y exfuncionarios del gobierno capitalino por actos de acción u omisión en la construcción y mantenimiento de las instalaciones.

Acompañada por su abogado, Teófilo Benítez, la señora Marisol Tapia acusó al gobierno capitalino de retrasar la localización del cuerpo de su hijo, al grado de que tuvo que solicitar una alerta de búsqueda luego del desplome de la trabe en el Metro. Así también negó cualquier intención política detrás de la denuncia.

politica@eleconomista.mx