Encapuchados y transportistas se disputaron el cobro de peaje este martes en ambos sentidos de la caseta La Venta, en la autopista del Sol, que permaneció tomada por más de cinco horas por ambos grupos.

Cerca de las 9:30 horas de la mañana de ayer, un grupo de 20 transportistas encabezados por Juan Mendoza Tapia, quien dirige la Coordinadora Estatal de Transportistas Independientes de Guerrero (Cetig), se presentó en dicha caseta para tomar las siete cabinas de cobro, y requerir a los automovilistas 50 pesos.

Los transportistas, que arribaron encapuchados en taxis procedentes de Acapulco y Coyuca de Benítez, tuvieron el control de la caseta por más de tres horas, con el argumento de que tenían un evento próximamente y por eso hacían el boteo.

También argumentaron que era su interés protestar por hechos de corrupción en la Comisión Técnica de Transporte y Vialidad del Estado en sus directivos y cobros excesivos de infracciones.

A la caseta se presentó un grupo de encapuchados con playeras alusivas a Ayotzinapa y pidieron a los transportistas que se quitaran, pues ellos iban a hacer el cobro.

Hubo una discusión, y luego llegaron al acuerdo que ambos grupos continuaron con el cobro del peaje, a pesar de que el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, había dicho que ya no se permitirían tomar las casetas.

Los aproximadamente 40 normalistas arribaron al sitio a bordo de dos camionetas rotuladas de la Secretaría de Desarrollo Social a nivel federal. Un helicóptero de la Policía Federal efectuó un sobrevuelo en la zona, mientras cerca de la caseta permaneció una patrulla de la Policía Federal con dos agentes haciendo labores de vigilancia, pero que no impidieron en ningún momento la toma de la caseta en las más de cinco horas que permaneció tomada por parte de ambos grupos.

[email protected]

mfh