El Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en Chiapas anunció que buscará por todos los medios que Fernando Castellanos Cal y Mayor, alcalde con licencia de Tuxtla Gutiérrez, participe en la contienda por la gubernatura pese a que el Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC) resolviera, en sesión extraordinaria la madrugada de este jueves, que el edil no puede participar.

Los consejeros del IEPC indicaron que Cal y Mayor no puede participar debido a que no pidió licencia al cargo en los tiempos establecidos en la legislación electoral local, por lo que dio al Verde un plazo de 24 horas para escoger a un nuevo aspirante a gobernador.

“El Partido Verde Ecologista de México es puntual en señalar que se recurrirá hasta las últimas instancias para defender el derecho político de Fernando Castellanos Cal y Mayor, para sumarse como candidato por la coalición La Fuerza de Chiapas, en busca de la gubernatura del estado”, respondió el partido ante la resolución del órgano electoral.

Ayer el PVEM aseveró mediante otra nota de prensa que no permitiría ninguna “imposición” sobre el candidato a gobernador, al tiempo que presumió ser la primera fuerza política de Chiapas desde el 2012.

“El Verde tiene todo el derecho de contender solo en los estados que así decida, ejemplo de ello son Puebla, Tabasco, Guanajuato, Jalisco y la Ciudad de México, donde cuenta con candidaturas propias, y con más razón en Chiapas, donde ha sido primera fuerza durante los últimos seis años”, justificó.

Después de la ruptura entre el PRI y el Verde por falta de acuerdo en el candidato a gobernador, ambos partidos generaron dos nuevas alianzas; una compuesta por el PVEM y los partidos locales Mover a Chiapas y Chiapas Unido, que busca la postulación de Cal y Mayor.

En tanto que por otro lado se creó una alianza integrada sólo por el PRI y el Partido Nueva Alianza, quienes abanderan a Roberto Albores Gleason, quien se ha desempeñado como secretario de Turismo en la actual administración estatal.

“Verde ha imitado al PRI”

El especialista en tema electoral de la Universidad Autónoma de Chiapas, Gerardo Sánchez Ortega, explicó que hace algunos años el bastión del PRI era esta entidad, pues era su principal reserva para ganar la Presidencia de la República.

Sin embargo, dijo que tras el triunfo de Manuel Velasco Coello (PVEM), la unión con el PRI paulatinamente los “llevó a tener una tensa relación que confronta a sus militantes y simpatizantes en cada barrio y colonia de los 122 municipios”.

“El PVEM ha imitado tanto al PRI que ahora tiene sus propios institutos políticos, los cuales secundan sus acciones y candidaturas (...) Si bien PRI y Nueva Alianza tienen presencia, es imposible que puedan ganar sin el Verde”.

En tanto, el politólogo del Colegio de México Rogelio Hernández afirmó que las peleas entre partidos se dieron al inicio de la administración de Velasco Coello, por el nombramiento de los integrantes de su gabinete, y señaló que la ruptura fue evidente en las elecciones del 2015, pues sólo se unieron en dos de 122 municipios.

“El PRI quiere indirectamente tener el dominio de Chiapas quiere arrebatar el único bastión grande del Partido Verde, pero los convenios de los partidos caducaron y ahora los líderes estatales no coinciden por la imposición de candidatos”, destacó.

[email protected]