El propietario de Frontera Televisión Network (FTN), José Luis Ponce de Aquino, presentó una demanda judicial por fraude e incumplimiento de contrato ante una corte de California contra supuestos colaboradores de Enrique Peña Nieto, entre ellos Alejandro Carrillo Garza Sada, a quienes acusa de haber contratado espacios publicitarios por un monto de 56 millones de dólares para posicionar la imagen del candidato priísta en Estados Unidos.

En entrevista con Carmen Aristegui, el empresario méxico-estadounidense sostuvo que el espacio fue contratado por Carrillo Garza Sada. En la demanda con número EDCV12-920 VAP DTBx fue interpuesta en la Corte Central de California, en River Side, y en ella también se mencionan a Erwin Lino, secretario particular de Enrique Peña Nieto; el coordinador de comunicación del tricolor, David López, y el vocero del PRI, Roberto Calleja, así como Hugo Vigues, Alfredo y José Carrillo Chontkowsky.

De acuerdo con José Luis Ponce de Aquino, el 28 de noviembre de 2011 se firmó contrato por 56 millones de dólares entre FTN y las empresas Global y Jiramos S.A, ésta última propiedad de Alejandro Carrillo, para hacer una campaña de promoción en Estados Unidos entre 15 de enero y que finalizaría el 15 de junio.

Los pagos, agregó, se realizarían en determinados periodos, con un depósito y un primer pago de 15 millones de dólares para que FTN pudiera cumplir con las televisoras y radio que se habían comprometido a apartar los espacios.

Sin embargo, el 6 de diciembre le informan a Ponce que Edwin Lino y López no les gustó FTN y ante la posibilidad de que se cancelara el contrato, Ponce de Aquino entregó un segundo paquete de documentación legal de otra empresa suya, Intelimedia con sede en Mexicalli, y se firmó un mes después un nuevo contrato ahora con la Asociación Nacional de Porcicultores y Sector Agropecuario (SISA), que dirige Alejandro Ramírez, con los mismos objetivos y cantidades.

El proyecto finalmente no se realizó porque no se fondeó el dinero negociado .

El empresario acusó al equipo de quedarse con documentos de FTN, bajo el argumento de que le servían para explicar la procedencia del dinero, que según Ponce provenían de recursos del gobierno del Estado de México.

En la entrevista, el demandante afirmó que Hugo Vigues y Garza Sada lo amenazaron con quitarle sus empresas y prohibirle la entrada a México, si algo de lo anterior salía a la luz pública.

Sobre la veracidad de que el dinero provenía del erario, el entrevistado aseveró tener la evidencia circunstancial, entre ellas una llamada de Luis Videgaray.

Ponce de Aquino dijo que la demanda impuesta en Estados Unidos no tiene intereses políticos y lo único que busca es que sea compensado por gastos y daños causados.

PRI RECHAZA ACUSACIONES Y CONTRAATACA

Ante la imputaciones contra el equipo de campaña del candidato presidencial priísta, Eduardo Sánchez, vocero del PRI, aseguró en su derecho de réplica en el espacio de Carmen Aristegui, que la demanda no es más que una vulgar extorsión", y afirmó que ya presentaron ante la Procuraduría General de la República una demanda por extorsión contra Francisco Torres, representante legal de José Luis Ponce de Aquino y quien resulte responsable.

El vocero priísta sostuvo que la idea de la publicitar la imagen de Enrique Peña Nieto en el extranjero fue de Alejandro Carillo Garza Sada, pero que al ser un producto publicitario ilícito, nunca se aceptó.

Eduardo Sánchez aseguró que Carrillo Garza Sada no forma parte del equipo de campaña de Peña Nieto pero Erwin Lino, David López y Roberto Calleja sí pertenecen al equipo del priísta.

Con información de MVS

MAC/ APR