El periódico británico The Guardian se retractó de las acusaciones vertidas en contra de Grupo Televisa por la cobertura televisa previas a la elección presidencial de julio del 2012, ambas empresas acordaron resolver amistosamente sus diferencias.

Así, The Guardian aceptó que las autoridades electorales resolvieron que la cobertura de Grupo Televisa cumplió con las estrictas normas electorales mexicanas y neutralidad política. En consecuencia, The Guardian aclara gustosamente cualquier involuntario malentendido .

Lo anterior tiene como antecedente que a partir del 7 de junio del 2012, un mes previo a la competida elección presidencial en México, The Guardian publicó una serie de artículos centrados en acusaciones en contra de Televisa derivadas de documentos proporcionados por una fuente confidencial en México.

Las acusaciones de parcialidad informativa hechas por The Guardian fueron remitidas al Instituto Federal Electoral (IFE) como parte de una amplia queja promovida por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), partido político contendiente a la Presidencia.

Al respecto, a través de un comunicado conjunto, Televisa informó: Desde un principio, The Guardian aceptó que no fue posible confirmar la autenticidad de los documentos recibidos por una fuente confidencial .

Por su parte, The Guardian reconoció: La preocupación de que sus artículos hayan sido interpretados, especialmente en México, como si Televisa fuera culpable de una conducta indebida .

The Guardian agregó que no tuvo la intención de sugerir que estos documentos constituían una prueba concluyente de parcialidad o sesgo informativo por parte de Televisa.

Televisa indicó que la autenticidad de dichos documentos fue cuestionada por algunos sectores de la prensa mexicana y desmentido públicamente por el grupo.

No obstante, detalló, The Guardian pensó que sus artículos planteaban una cuestión de interés público sobre la relación entre Televisa y algunos candidatos a puestos de elección.

The Guardian publicó los artículos de buena fe con base en el material proporcionado por su fuente confidencial , justificó la televisora.

Los artículos de The Guardian levantaron, entre otras, sospechas de que en el 2005, Televisa había vendido cobertura informativa a algunos partidos políticos y candidatos.

Dada la coyuntura, semanas antes de la elección presidencial del 2012, estas acusaciones fueron ampliamente retomadas y generaron controversia en México.

Desde el principio, Televisa negó pública y tajantemente las acusaciones de sesgo informativo. También negó la autenticidad de los documentos poseídos por The Guardian. Bajo estas acusaciones, Televisa definió que no tenía más opción que presentar formalmente una demanda legal en contra de The Guardian , precisó.

El 16 de agosto del 2012, el IFE declaró infundada la queja del PRD. La apelación en contra de dicha resolución fue desechada por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), el 28 de agosto del 2012.

Por ello, se estableció en el comunicado, The Guardian aceptó que tanto el IFE como el TEPJF resolvieron que las acusaciones hechas por el PRD sobre supuesto sesgo informativo en la cobertura de Televisa del 2005 al 2012 fueron declaradas sin fundamento.

[email protected]