Tres de cada 10 desaparecidos en el país son menores de 18 años, exhibió Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), durante la presentación del balance anual de dicha organización.

En conferencia de prensa, Juan Martín Pérez García, secretario ejecutivo de la Redim, puntualizó que de los 23,000 casos de desaparición reportados en el registro nacional de personas desaparecidas, 6,700 corresponden a personas entre cero y 17 años.

Del rango de desapariciones entre jóvenes de 15 a 17 años, siete de cada 10 son mujeres. Es obvio que está (involucrado) el crimen organizado , observó Pérez García. Con relación a los hombres, dijo, existe evidencia de reclutamiento forzado por parte del crimen organizado.

Advirtió, por otro lado, que mientras el momento más álgido de la violencia en contra de las células delincuenciales ha pasado, las tasas de homicidio entre adolescentes siguen altas. De los menores de edad asesinados, 62% tenía 15 y 17 años.

La prioridad debe ser para los menores desaparecidos y no para los adultos, debido a que hay predisposición de las autoridades judiciales a cerrar los casos denunciados de niños y adolescentes , alegó.

En este contexto, Juan Martín Pérez celebró la aprobación del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes; sin embargo, se necesita transversalidad entre las dependencias federales y estatales.

Por ejemplo las secretarías de Educación y de Salud deben coordinar esfuerzos y presupuestos para evitar embarazos en adolescentes, no como ahora que cada quien va por su línea , dijo.

Pérez García remarcó que debe invertirse más en los menores de edad, pues sólo 6% del Producto Interno Bruto (PIB) es destinado a ese sector.