El sacerdote y coordinador del albergue para migrantes Hermanos en el Camino, Alejandro Solalinde Guerra, declinó ser el titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), luego de la invitación del candidato ganador de la elección presidencial, Andrés Manuel López Obrador.

“He decidido declinar para ser el siguiente ombudsperson por diversas razones: una, porque quiero ser libre. En realidad no hay ninguna objeción, no se rompe el Estado de Derecho, el Estado laico (...) aun siendo sacerdote, porque los derechos humanos no son incompatibles con el ministerio (de la Iglesia)”, dijo en conferencia de prensa.

Durante un encuentro entre los cuatro candidatos presidenciales y familiares y colectivos de víctimas, el aspirante de Morena lanzó a Alejandro Solalinde como su propuesta a encabezar el organismo autónomo, encargado de defender los derechos fundamentales en el país.

Así, 10 días después de la elección y luego de asistir a reuniones con los futuros colaboradores de Andrés Manuel López Obrador y el candidato electo, el prelado prefirió dejar de lado la propuesta y continuar con su labor misionera y de defensa a los migrantes.

“Yo quiero ser libre, soy un sacerdote de a pie, soy un misionero de a pie”, señaló.

En este sentido, Solalinde Guerra consideró que Elizabeth Lara Rodríguez, quien es delegada de la CNDH en Ixtepec, Oaxaca, es la mejor propuesta para encabezar el organismo autónomo. “Es una persona intachable”, manifestó.

politica@eleconomista.mx