Para reactivar la economía mexicana, ante la emergencia sanitaria que se vive en el mundo por el Covid-19, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que no se incurrirá en endeudamiento, como tampoco se crearán ni se subirán impuestos, además no propuso ningún tipo de estímulo ni incentivo fiscal.

En su momento, Arturo Herrera, secretario de Hacienda, expuso que entre las fortalezas con las que cuenta el país está un marco macroeconómico “cauteloso” que le permite a la SHCP tomar medidas prudentes sin que ello implique un efecto dañino en la deuda.

Ayer, el Ejecutivo defendió en su mensaje que aun con la depreciación del peso y los efectos de la economía mundial, se haría “hasta lo imposible” para mantener el compromiso de no aumentar la deuda pública.

Así, para el sector agropecuario, López Obrador mencionó que, a través del programa Sembrando Vida se darán 200,000 empleos más a campesinos, mientras que el próximo mes de mayo, 190,000 pescadores recibirán apoyos.

También se entregarán apoyos adicionales a las sociedades de padres y madres de familia para el mantenimiento de 31,000 planteles escolares.

Destacó que se dispondrá de un fondo de 35,000 millones de pesos del ISSSTE para entregar créditos personales que van desde 20,000 hasta 56,000 pesos, “esto en beneficio de 670,000 trabajadores al servicio del Estado”.

En tanto, el Fovissste y el Infonavit destinarán 177,000 millones de pesos para otorgar créditos de vivienda durante estos nueve meses, en beneficio de 442,500 trabajadores, “esto generará al mismo tiempo 270,000 nuevos empleos”.

Ante la ausencia de incentivos y estímulos fiscales, el mandatario se comprometió a devolver “con prontitud” el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a los contribuyentes para que puedan tener más liquidez, tal como lo solicitaron los representantes del sector empresarial.

Enfatizó que, con la modernización del ferrocarril del Istmo de Tehuantepec se van a generar 7,300 empleos en este año; mientras que en abril y mayo se acordarán cinco tramos para la construcción del Tren Maya.

“Los cinco tramos que comprenden 1,043 kilómetros de construcción del Tren Maya van a generar 80,000 empleos y habrá una derrama económica de 35,000 millones de pesos en los estados del sureste”.

Adelantó que se invirtieron 25,000 millones de pesos adicionales para la introducción de agua potable, drenaje y pavimento para este año; además, para la construcción de 50,000 viviendas en zonas marginadas se crearán 228,000 empleos directos.

López Obrador comentó que parte de los recursos que se utilizarán para reactivar la economía provendrán del Fondo de Estabilización para los Ingresos Presupuestarios y de los recursos que se obtengan de la extinción de algunos fideicomisos. Además, aseguró que cuentan con recursos de la banca de desarrollo.

[email protected]