En lo que va del año, el primero del mandato sexenal del presidente Andrés Manuel López Obrador, al menos 338 policías han sido asesinados.

Según el Registro de Policías Asesinados 2019, realizado a partir de datos hemerográficos por la organización civil Causa en Común, el total asciende a 333, cifra a la que hubo que sumar a los cinco elementos policiacos que perdieron la vida el fin de semana en Oaxaca, donde ya se habían contabilizado 10 víctimas.

En aquella entidad federativa del país, ubicada en la región suroeste de México, ya van, por tanto, 15 policías asesinados en el cumplimiento de su deber.

Durante el 2018, último año de gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto, la referida organización de la sociedad civil que trabaja en la defensa de los derechos y libertades, de la democracia y sus instituciones, especialmente en las responsables de la seguridad y en la defensa de víctimas, computó en total 421 policías asesinados.

Desde la perspectiva de quienes integran Causa en Común, “como sociedad debemos indignarnos y exigir castigo para quienes de manera cobarde asesinan a policías. Bien o mal preparados, son los encargados de protegernos y no podemos permanecer indiferentes”.

El referido registro, correspondiente al año en curso, precisa que son 28 las entidades federativas del país, de 32, donde se han registrado asesinatos de policías.

En Baja California, van ocho; Chiapas, cinco; Chihuahua, 27; Ciudad de México, 14; Coahuila, uno; Colima, tres; Durango, ocho; Estado de México, 20; Guanajuato, 45; Guerrero, 21; Hidalgo, dos; Jalisco, 23; Michoacán, 37; Morelos, 10; Nayarit, dos; Nuevo León, cinco; Oaxaca, 10 (más cinco del fin de semana anterior); Puebla, 16; Querétaro, dos; Quintana Roo, siete; San Luis Potosí, tres; Sinaloa, ocho; Sonora, 21; Tabasco, ocho; Tamaulipas, cinco; Tlaxcala, seis; Veracruz, 13, y Zacatecas, tres.

Durante el 2018, en Guanajuato asesinaron a 64 policías; en el Estado de México, 41; en Michoacán, 16; Jalisco, 24; en Oaxaca, 13; en Guerrero, 43; en Veracruz, 34; en Tamaulipas, 13, y en Puebla, 28, entre otros.

Entre los ocho policías asesinados en Sinaloa en el 2019 se encuentra Alfredo N, soldado en funciones de la Guardia Nacional, abatido en Culiacán el 17 de octubre durante los enfrentamientos entre el Ejército y comandos armados, resultado del operativo fallido para detener al narcotraficante Ovidio Guzmán López.