Estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) exigieron en un pliego petitorio mayor seguridad en planteles educativos, eliminar grupos porriles y esclarecimiento de los actos de violencia ocurridos el pasado lunes, así como no reprimir ningún tipo de evento cultural.

En un mitin en la Rectoría de la UNAM, en Ciudad Universitaria, en el que participaron más de 30,000 alumnos de diferentes casas de estudios, integrantes de la asamblea general del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) Azcapotzalco solicitaron la asignación total de profesores y turnos para cada grupo existente en esa institución, así como en otras, ya que argumentaron que desde que inició el ciclo escolar el pasado 6 de agosto diversos alumnos se quedaron sin docentes.

Ante las agresiones del pasado 3 de septiembre que recibieron un grupo de estudiantes de la UNAM, en el que resultó uno de ellos con traumatismos menores y en dos casos con lesiones severas, por parte de individuos “organizados y armados con piedras, cohetones, bombas molotov y armas punzo-cortantes”, exigieron la eliminación de los conocidos grupos porriles, al argumentar que están al servicio de externos y que sólo “causan agresiones a sus propios compañeros”.

En ese sentido, pidieron dentro del pliego petitorio que no haya ningún tipo de represalia física o académica contra cualquier estudiante que haya manifestado su inconformidad a través de su movimiento.

Bajo consignas y con mantas con leyendas tales como: “Ni perdón ni olvido”, los estudiantes hicieron un llamado a la máxima casa de estudios para que se haga justicia en el caso de Miranda Mendoza, una estudiante que fue secuestrada y asesinada el pasado 20 de agosto, así como el de Lesvy Berlín Rivera Osorio, estrangulada en Ciudad Universitaria, y en el presunto suicidio de Víctor Manuel Orihuela Rojas, de la Facultad de Filosofía y Letras.

A la 1 de la tarde de este miércoles, los estudiantes se reunieron en la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM y recorrieron el Circuito Universitario hasta arribar a la Torre de Rectoría; en el transcurso de la marcha se fueron sumando alumnos del Instituto Politécnico Nacional y la Universidad Autónoma Metropolitana que se solidarizaron tras el ataque por porros contra alumnos de esta casa de estudios.

En el contingente también participaron diversas preparatorias integradas al sistema UNAM y padres de familia, en apoyo a la demanda de más seguridad en el interior de Ciudad Universitaria.

Frente al edificio principal de la UNAM también reclamaron mayor mantenimiento de las instalaciones y la utilización de cualquier espacio de la fachada del plantel para expresar homenajes o críticas a manera de murales, ya que la exdirectora del plantel del CCH Azcapotzalco, María Guadalupe Patricia Márquez Cárdenas, sin consultar a la comunidad quitó murales que hacían referencia a la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

Asimismo, demandaron el compromiso por escrito de dar mantenimiento de forma periódica a los murales hechos por los estudiantes, así como asignar una nueva administración, en la que el alumnado tenga conocimiento previo del historial profesional de los docentes que se postulen para dirigir el plantel.

Asimismo, el actual director del CCH Azcapotzalco, Andrés Francisco Palacios Meza, no podrá participar, “por los antecedentes que tiene entre la comunidad”, fue otra de las demandas.

“Necesitamos seguridad” fue una de sus mayores exigencias, por eso exhortaron a las autoridades universitarias a dar mayor soporte y continuidad, así como una adecuada difusión a los programas de sendero seguro y garantizar transporte público seguro.

Finalmente, llamaron a las autoridades universitarias para que haya transparencia de labores administrativas y del presupuesto asignado a cada plantel, ante presuntos “malos manejos económicos”, ello ante la solicitud de las autoridades de cuotas de “100 pesos para la reinscripción de alumnos de nuevo ingreso en el CCH”.

EL DATO

La Procuraduría General de la República (PGR) será quien investigue la agresión que sufrieron un grupo de jóvenes estudiantes de la UNAM por grupos porriles en la explanada de la Rectoría, que dejó seis lesionados, dos que aún siguen delicados, anunció el procurador capitalino, Edmundo Garrido.

En entrevista, explicó que por haber ocurrido en un espacio federal, se declinó competencia y se entregó la carpeta que “lleva videos de redes sociales que también nos hicieron llegar y que ya se formalizaron, y videos de las cámaras de la Ciudad de México”, y ahora corresponderá al Agente del Ministerio Público Federal resolver qué tipo de ilícitos aplican. (Rubén Torres)

politica@eleeconomista.mx