La Secretaría de la Función Pública (SFP) modificó de último minuto el sistema Declaranet para que el gabinete presidencial y todos los funcionarios federales tengan la opción, de ahora en adelante, de decidir qué bienes desean que sean públicos o privados, al igual que su valor.

De acuerdo con dos exfuncionarios de la SFP consultados, en el anterior sexenio, el sistema Declaranet sólo permitía a los servidores públicos fijar como pública o privada su declaración y en ambos casos debían incluir los montos.

Como ejemplo, las declaraciones del expresidente Felipe Calderón y el exsecretario de la Función Pública, Salvador Vega Casillas, son públicas en su totalidad, mientras que las del resto del otrora gabinete son privadas totalmente.

Así, ahora el sistema Declaranet ofrece varias opciones al funcionario para decidir si hace o no público el monto de los bienes que posee, y cuántos de ellos hace públicos.

Las dos fuentes consultadas, que prefirieron el anonimato, explicaron que dicha modificación tuvo que haberse hecho mediante un acuerdo interno de la SFP, y publicarse en el Diario Oficial de la Federación (DOF). Al hacer una consulta, en el DOF no se tiene registro de alguna publicación por parte de la SFP respecto de dicho sistema.

A decir de los dos exfuncionarios consultados, aunque la modificación del sistema de declaración fue de último momento, es legal porque la Función Pública es la instancia que autoriza y regula el sistema de declaración, con el que ahora los funcionarios pueden decir si hacen privada su declaración, la abren totalmente a la ciudadanía o sólo una parte de ella.

El pasado miércoles, el presidente Enrique Peña Nieto y su gabinete legal y ampliado dieron a conocer cada uno la declaración de bienes que poseen, aunque en ellas no se reflejó el monto del valor de sus inmuebles u objetos de valor que poseen.

PUEDEN SEGUIR EN SUS EMPRESAS

En tanto, el presidente de la Comisión Anticorrupción del Senado, Pablo Escudero (PVEM), consideró que los secretarios del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, y de Agricultura, Enrique Martínez y Martínez, sí pueden recibir dinero de actividades privadas aparte de su salario como funcionarios, siempre y cuando no utilicen la información, recursos o materiales de sus dependencias para beneficiar a sus empresas.

El artículo 47 de la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos ordena a los funcionarios  abstenerse de desempeñar algún otro empleo, cargo o comisión oficial o particular que la ley le prohíba .

Sin embargo, el senador Escudero manifestó que los funcionarios pueden atender sus negocios personales en sus días de descanso o los fines de semana, sin que implique un régimen de incompatibilidad.

Enrique Martínez y Martínez, titular de Sagarpa, reportó ingresos por 145,307 pesos por ocupar ese cargo, y 125,688 pesos por ingresos propios, con lo que suman 270,995 pesos mensuales. Alfonso Navarrete Prida, titular de la STPS, reportó un salario por 205,172 pesos, más ingresos mensuales de 467,330 pesos por su actividad profesional propia, lo que suma 672,452 pesos. Ninguno de los especificó la actividad por la que reciben esos recursos.

A decir del senador del PVEM en el caso de Martínez y Martínez, quien reportó la posesión de 16 terrenos que suman más de 2 millones de metros cuadrados, sí pueden realizar actividades agrícolas en sus parcelas, siempre y cuando no destine programas de la Sagarpa.

De acuerdo con exfuncionarios de la SFP, Martínez puede continuar con la actividad de sus propiedades, como renta o en cultivo, siempre que no beneficie a sus familiares o a sus tierras de los beneficios de programas como Procampo.

Tampoco podría, por ejemplo, destinar programas de riego que promueve la dependencia para terrenos cercanos a sus propiedades y que tengan un beneficio directo para sus terrenos.

Tampoco podría realizar gestorías a través de consultorías privadas para que esa dependencia le otorgue beneficios sociales a sus parcelas.

A decir del senador Escudero, se trata de una cuestión moral, más que legal de parte del funcionario, al momento de tomar decisiones sobre su dependencia y confió en que ninguno de los dos titulares de esas dependencias desvirtúen la función pública.

Estado mayor presidencial y coordinación de asesores

Otros que no dieron a conocer su patrimonio

La mitad del primer círculo del presidente Enrique Peña Nieto hizo público su patrimonio. Erwin Manuel Lino Zárate, secretario particular, y el vocero presidencial, David López, sí aceptaron hacer pública su declaración patrimonial, mientras que el jefe del Estado Mayor Presidencial, Roberto Miranda, y el coordinador de asesores, Francisco Guzmán, no aceptaron dar publicidad a su declaración.

Al igual que el gabinete legal y ampliado, Erwin Manuel Lino Zárate, secretario particular del Presidente, reportó su declaración patrimonial sin proporcionar el monto de los bienes que posee. Con un salario mensual de 145,166 pesos, dijo poseer cuatros casas, dos por herencia y dos adquiridas de contado; una camioneta Jeep Patriot 2010, además de 2 cuentas de inversión bancarias y cuatro tarjetas de crédito.

Francisco Guzmán Ortiz, coordinador de asesores de la Presidencia, y el general Roberto Miranda Moreno, jefe del Estado Mayor Presidencial, no aceptaron hacer púbicas sus declaraciones.

David López Hernández, coordinador de Comunicación Social de la Presidencia, también hizo pública su declaración de bienes sin el monto de los mismos.

De quien aún no se tiene registro patrimonial es de Laura Vargas Carrillo, esposa de Miguel Ángel Osorio Chong, quien fue nombrada directora del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia.

[email protected]