El programa Rápido y Furioso, que permitió la entrada de armas a México, fue el cuarto desde el 2006 que utilizó una estrategia similar, reveló el informe de un legislador estadounidense.

Rápido y Furioso, que funcionó entre el 2009 y el 2010, fue la cuarta en una serie de operaciones en las que no se incautaron armas que pudieron y debieron haber sido interceptadas , dice el reporte del congresista Elijah Cummings.

Las operaciones fueron dirigidas desde la oficina de Phoenix, Arizona, de la Agencia de Alcohol, Tabaco y Armas (ATF, por su sigla en inglés), afirma Cummings, el demócrata de mayor rango de la comisión de Supervisión y Reforma del Gobierno de la Cámara de Representantes.

La comisión investiga desde el año pasado la operación Rápido y Furioso, que permitió el tráfico de casi 2,000 armas a México, a las cuales se les perdió el rastro.

La mayoría republicana de la comisión ha impulsado numerosas audiencias e interpelado a más de dos decenas de funcionarios, para ver si la operación fue autorizada o conocida por el fiscal general, Eric Holder, o el presidente Barack Obama.

Contrario a lo que ha sido repetido por algunos, la comisión no ha conseguido evidencia de que la operación fue motivada políticamente, concebida y dirigida por funcionarios de alto nivel del Departamento de Justicia del gobierno de Barack Obama , dijo Cummings.

Según el informe, luego de interpelar a 22 funcionarios, la comisión no ha visto evidencias de que el fiscal general autorizó o conoció de las tácticas de Rápido y Furioso.

Mañana, Holder volverá a ser interpelado por la comisión, cuyo jefe, el republicano Darrell Issa, amenazó a Holder con iniciar un proceso para declararlo en desacato si el Departamento de Justicia no envía a los legisladores los documentos relacionados con la operación.

Las cuatro operaciones fueron Wide Receiver, entre el 2006 y el 2007; Caso Hernández, en el 2007; Caso Medrano, en el 2008, y Rápido y Furioso. Esta última fue la más amplia y permitió la mayor entrada de armas a México.

RELACIÓN MÉXICO-EU, FIRME: SHERMAN

NO HAY ningún gobierno que quiera que el dinero se desperdicie en drogas , afirmó la subsecretaria estadounidense de Estado para Asuntos Políticos, Wendy Sherman quien también expresó que la estrategia de los gobiernos de EU y México para combatir al crimen organizado y narcotráfico ha sido efectiva .

La diplomática estadounidense expresó en conferencia de prensa que los esfuerzos para detener al crimen organizado a través de la Iniciativa Mérida continuarán, pese a que pueda existir un cambio de partido en las próximas elecciones presidenciales de ambos países.

Los esfuerzos de la Iniciativa Mérida son parte de la forma en que hacemos negocios con ustedes y son apoyados tanto por republicanos como por demócratas, aseguró la funcionaria de Estados Unidos.

Respecto de operaciones como Rápido y Furioso, expresó que lo que queda muy claro es que resulta totalmente inaceptable y aseguró que en Estados Unidos ya se llevan a cabo las investigaciones correspondientes para este caso, en el cual el procurador estadouni¬dense, Eric Holder, negó tener conocimiento y calificó como inaceptable e intolerable .

(Con información de Ana Langner)