Aceptando sin conceder, ayer por la noche, antes del cierre de esta edición, la Procuraduría General de la República (PGR), que encabeza Marisela Morales Ibáñez Morales, realizó cuatro reacomodos por el bien de la institución, entre ellos, el de José Luis Vargas Valdez, responsable hasta entonces, de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Electorales (Fepade).

Caso, que precisamente desde la mañana del lunes, venía pesando en la agenda nacional, luego que la dirigencia del Partido Revolucionario Institucional (PRI), saliera a decir, que Vargas Valdez, sería despedido, ante la inminencia del proceso electoral federal que se avecina el 1 de julio próximo.

Para matizar el efecto colateral, generado por los priístas, la PGR, informó también de los cambios en la Oficialía Mayor –que es el segundo en la era de Morales Ibáñez-, la Visitaduría, Fepade y FEADLE y se anunció que hoy martes, a las ocho de la mañana, serán presentados en conferencia de prensa, los nuevos funcionarios a los medios de comunicación.

Sin mencionar a los que se fueron, sólo refiriendo a los que llegan. La PGR informó por la noche que:

Como parte de los esfuerzos del fortalecimiento y consolidación institucional, el presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, a propuesta de la procuradora General de la República, Marisela Morales Ibáñez, designó:

  • Al licenciado, Antonio de Jesús Naime Libién, Oficial Mayor
  • A la maestra, María Concepción Cornejo Oliver, Visitadora General
  • A la Maestra Imelda Calvillo Tello, Fiscal Especial para Delitos Electorales (Fepade)

Asimismo, la propia titular de la Institución, nombró a la doctora, Laura Angelina Borbolla Moreno, Fiscal Especial de Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), dichos nombramientos tendrán efectos a partir del día 16 del mes en curso’’.

Y se agregó, que estos nuevos servidores públicos, cuentan con las bondades de una larga trayectoria profesional, ofreciendo parte de la curricula de cada uno de ellos, sin mencionar a los que se fueron, esos están ahora en el olvido.

rtorres@eleconomista.com.mx